GP de Brasil de F1 - Previo - Ferrari Club Espa√Īa

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

GP de Brasil de F1 - Previo

GP de Brasil de Fórmula 1 - Previo

Ferrari necesita sí o sí, el doblete en Interlagos...


Finalizada la lucha por el Mundial de pilotos, llegamos este próximo fin de semana al que sin duda es uno de los trazados del calendario que mejores carreras nos ha regalado a lo largo de su historia. El Circuito de Interlagos o José Carlos Pace acogerá el penúltimo Gran Premio de la temporada con Lewis Hamilton deseando quitarse la espinita por su mal resultado en México y celebrar por fin su quinto título intercontinental con un triunfo. Con el Campeonato de Constructores todavía por decidir, Ferrari desea despedirse del continente americano con una gran actuación para restarle de nuevo puntos a Mercedes y decidir el título en Abu Dhabi a su favor.

Pero que sabemos de este mítico trazado brasileiro? En 1938, dos promotores locales compraron una enorme parcela de terreno en São Paulo con la intención de construir un gran complejo de viviendas. Pero como una parte del terreno no resultó ser apta para ello, decidieron construir un circuito de carreras, circuito que ante la enorme velocidad a la que creció São Paulo pronto se encontró atrapado entre los edificios de la ciudad. Aunque su nombre es Autódromo José Carlos Pace, se le conoce popularmente como fue llamado antiguamente, Interlagos, por haberse construido entre dos grandes lagos artificiales que abastecían a la ciudad con agua y electricidad.

Cuando en los años 70 Emerson Fittipaldi comenzó a destacar internacionalmente, los brasileños demandaban su Gran Premio. En 1971 y 1972 ya se disputaron carreras fuera del campeonato, pero fue en 1973 cuando el trazado acogió su primer Gran Premio dentro del campeonato de F1.

En 1978 el Gran Premio se trasladó al nuevo circuito de Jacarepaguá, en Rio de Janeiro (hoy en día desaparecido, después de las obras olímpicas), pero en 1979, São Paulo pudo recuperarlo otra vez. Sin embargo, en 1981, y debido a que la imagen de los barrios marginales de la ciudad estaba muy lejos de lo que la glamurosa Fórmula 1 quería retratar, Interlagos perdió su Gran Premio, y se volvió de nuevo a Rio.

Fue en 1990, cuando tras una remodelación de 15 millones de dólares y en pleno apogeo del piloto de São Paulo, Ayrton Senna, la carrera regresó a Interlagos. Y allí continua, gracias a la enorme pasión de los aficionados brasileños hacia este deporte.

Algo anticuado, su trazado es muy exigente, complejo y técnico. Entre sus características están las de girar en sentido anti-horario, sus varios desniveles, y que su asfalto está bastante bacheado, sin olvidar el clima de la zona bastante variable, con aguaceros torrenciales frecuentes. Situado a 800 metros por encima del nivel del mar, la altitud es uno de los principales problemas con el que deben lidiar los ingenieros, a la hora de conseguir los reglajes idóneos para no perder mucha potencia.

El circuito de Interlagos tiene una longitud de 4,309 km, al que los pilotos deberán completar un total de 71 vueltas, lo que equivaldrá a 305,909 km para completar el Gran Premio. Con 15 curvas (10 a izquierdas y 5 a derechas), es uno de los pocos trazados en los que se corre en sentido contrario a las agujas del reloj. Como en otros circuitos, Interlagos dispondrá de dos zonas de DRS para facilitar los adelantamientos, la primera estará situada en la recta de tribunas, y la segunda en la recta que sigue a las "Eses de Senna", situada entre las curvas 3 y 4.

Con una mezcla de curvas rápidas y lentas bastante bacheadas, se necesita un coche cómodo de pilotar. Las dos primeras curvas, las "Eses de Senna", ofrecen una buena oportunidad de adelantamiento con una fuerte frenada antes de llegar a dos curvas enlazadas en bajada. La llegada a la línea de meta, viene después de una larga curva en subida que pone a prueba la potencia de los motores y la velocidad punta ayuda a adelantar, por lo que es necesario un compromiso en la puesta a punto entre el apoyo aerodinámico y la velocidad de los monoplazas.

También tiene uno de los pit-lane más polémicos del calendario. La salida de la calle de boxes transcurre de forma paralela a las famosas "Eses de Senna", la primera serie de curvas enlazadas en bajada que sigue a le recta de meta, y los pilotos que salen de los boxes no se incorporan a pista hasta la recta trasera, lugar donde se permite la activación del DRS, por lo que las reincorporaciones de los que vienen de cambiar neumáticos siempre suelen ser polémicas.

Y por lo que respecta a los neumáticos, Pirelli proporcionará a los equipos en Brasil los compuestos Medio, Blando y Superblando, aunque el director de competición de la marca italiana, Mario Isola, ha resaltado que será una novedad en relación a 2017 dado que los compuestos de 2018 son un escalón más blandos que el año pasado y virtualmente será como el debut del Ultrablando en Interlagos. "No esperamos nada diferente de lo que hemos visto en años anteriores en Brasil, la única cosa que cambia es que llevamos una denominación un grado más blanda. El actual blando y medio son similares al blando y superblando del año pasado, que formaron la estrategia de carrera ganadora, mientras que este año el superblando, es equivalente al ultrablando que tuvimos el año pasado y que no llevamos a Brasil, así que hará su debut en Interlagos", afirma Isola.

Sin confirmar ni descartar si la estrategia de carrera será a una sola parada como últimamente ha sucedido en Brasil, el italiano ha remarcado las dificultades que se encontrarán los equipos en Interlagos, por las características únicas de uno de los pocos circuitos en los que se gira en sentido anti-horario de la temporada, y por el desgaste dispar de los compuestos debido a las grandes fuerzas laterales de sus curvas rápidas. "Gestionar el tráfico y rodar fuera de la trazada ideal es siempre un aspecto clave para gestionar la carrera en Brasil, y con las altas cargas laterales de las curvas rápidas y las posibles altas temperaturas, hace que la degradación sea otro factor a tener en cuenta, a pesar de que no esperamos que sea excesiva en condiciones normales", concluye.

El Autodromo José Carlos Pace, es territorio Vettel los últimos años, (si tenemos en cuenta los actuales pilotos en activo). El alemán acumula 3 victorias, mientras que Ferrari posee nada menos que 9. En cuanto a número de Poles, Vettel y Hamilton se reparten este honor con 2 cada uno. Y en cuanto a los actuales récords del trazado, Valtteri Bottas posee el mejor crono de la Pole con un 1'08''322, logrado con Mercedes en 2017, mientras que la mejor vuelta rápida conseguida en carrera está en poder de Max Vertappen, con un 1'11''044, marcada con su Red Bull durante el Gran Premio de 2017. Este año se espera también que haya una mejora en los tiempos, aunque quizá no sea tan enorme como las que hemos visto esta temporada en numerosos circuitos, porque aunque los monoplazas sean muchísimo más rápidos, todo tiene un límite, aunque tampoco queremos adelantar nada no sea que tengamos una sorpresa este fin de semana.

En cuanto a las posibilidades de Ferrari de ganar la carrera son bastante altas, aunque lo que más le interesaría al equipo es intentar lograr un doblete, para seguir restando puntos a Mercedes en el Campeonato de Constructores, y alargando de este modo la lucha hasta Abu Dhabi. Si tenemos en cuenta los antecedentes, en los que Hamilton logró los títulos en 2015 y 2017, tuvieron en común que una vez los tuvo matemáticamente asegurados, le siguieron carreras en las que el británico no consiguió ni poles ni victorias, generando el interrogante en torno a si una vez la presión disminuye, Hamilton baja la guardia.

Aunque los problemas de Mercedes con el graining, no necesariamente se repetirán en Interlagos ó en Abu Dhabi, Mercedes viene de dos carreras en las que sus rivales han conseguido superarles, con Ferrari ganando en Austin con Raikkonen y tanto Red Bull como Ferrari superándoles el domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Esta recaída de Mercedes puede ser la oportunidad para que Ferrari, y sobre todo para que Vettel, logren retomar el impulso perdido, y le peleen el título que queda por disputar a los Mercedes.

Entre los pilotos actuales, Vettel es quien más victorias ha conseguido en los circuitos de Interlagos y Yas Marina, tres en cada uno, además del buen recuerdo de haber ganado en cada pista un título (2012, 2010 respectivamente). El tetracampeón alemán podría resarcirse de su pena de México, con el champagne en lo más alto del podio en Brasil y Abu Dhabi, con lo cual podría despedirse de 2018 con su "frigodedo" apuntando hacia arriba.

Fede García (Redacción de Noticias) - © 2018

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar