GP de China de F1 - Previo - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

GP de China de F1 - Previo

GP de China de Fórmula 1 - Previo

Ferrari espera ser fiable para desplegar todo su potencial


Con la celebración este próximo fin de semana del Gran Premio de China de Fórmula 1 en el Circuito de Shanghai, el gran circo celebrará el Gran Premio número 1000 de su historia.

A los numerosos eventos que muy posiblemente se organizarán para tal ocasión, sin duda hay muchos más frentes abiertos sobre la pista donde la Scuderia Ferrari debe arreglar el desaguisado de hace dos semanas, cuando un problema en uno de los inyectores de su motor térmico dilapidó por completo el excelente fin de semana de Charles Leclerc.

Por si fuera poco, la actuación de Sebastian Vettel ha empezado a poner en duda sus posibilidades de lograr el título mundial, tan ansiado por todos los ferraristas. Solo de él depende dar un giro de 180º, y empezar a mostrar sus autenticas cualidades como piloto, que harán cerrar un montón de bocas que han soltado a lo largo de las últimas semanas, toda clase de descalificaciones

Mientras tanto, la solida posición de Mercedes en ambas clasificaciones generales, tras los dos dobletes conseguidos en las dos primeras carreras de la temporada, quedan en el aire por el potencial mostrado por el Ferrari SF90 en Sakhir y la llegada a carreras en las que la velocidad punta será especialmente determinante.

En Red Bull ya se mostraron muy vulnerables en Bahrein, hasta el punto de que la zona media empieza a acechar también a Max Verstappen, con una McLaren que por ahora manda señales positivas y una Haas que debe sacar partido del grupo propulsor de Ferrari, al igual que Alfa Romeo. Que nos deparará la carrera de China? El domingo lo sabremos.

Como varios de los autódromos de Fórmula 1 construidos en la década de los 2000, Shanghai fue diseñado por el arquitecto alemán Hermann Tilke. Su forma evoca la figura del carácter chino shang ( ), que significa "por encima" o "ascendente" y que forma parte de la propia palabra Shanghai. A su vez, sus primeras curvas forman el famoso símbolo del yin y yang. Diseñado como el circuito de carreras para el nuevo milenio, el circuito de Shanghai consiguió su objetivo de convertirse en la puerta de entrada de China en la Fórmula 1 desde que debutó en el calendario en 2004.

Shanghai es un circuito moderno con una impresionante arquitectura, y en el que la naturaleza y la tecnología se emplean cuidadosamente para crear armonía entre los elementos, ya que la pista está construida sobre un pantano y tiene integrado el paddock dentro de un bonito lago y un majestuoso jardín. Entre sus adelantos está el de la grada de su recta de meta, que, preparada para 29.000 personas, permite ver a sus ocupantes el 80% del circuito, toda una maravilla de diseño.

El circuito de Shanghai es un trazado de 5,451 km, con 16 curvas, 9 a derechas y 7 a izquierdas, en donde los pilotos deberán realizar 56 vueltas para completar una distancia total de 305,066 km, para completar el Gran Premio de China. Dispone de dos zonas de DRS para facilitar los adelantamientos, situadas en las dos únicas rectas del circuito, la primera en la recta de meta y la segunda en la gran recta de atrás, de más de 1 km de longitud, situada entre las curvas 13 y 14.

El primer sector tiene una serie de curvas lentas, siendo la primera de más de 270º, única en todo el campeonato y muy complicada de realizar para todos los pilotos, pues su forma hace que su ángulo se vaya cerrando a medida que se avanza sobre ella. El sector central muy técnico, es el único que contiene curvas de media o alta velocidad (las curvas 7 y 8), con un último sector que cuenta con una de las rectas más largas del calendario, de aproximadamente 1,2 kilómetros de longitud y donde los monoplazas alcanzan velocidades de hasta 340 kilómetros por hora, siendo la gran protagonista de la mayoría de adelantamientos.

Para este fin de semana, Pirelli utilizará los compuestos C2, C3 y C4, que corresponden al medio, al blando y al ultrablando que llevaron a este Gran Premio el año pasado. Con esta elección esperan una carrera interesante, en la que la estrategia jugará un papel fundamental. "Todos ellos encajan a la perfección con las cambiantes exigencias del circuito de Shanghai, conocido por albergar carreras en las que la estrategia de neumáticos ha sido esencial", explica el responsable técnico de Pirelli para la Fórmula 1, Mario Isola.

"La pista es famosa por sus largas rectas y peculiares curvas. Los prolongados tramos rectilíneos refrigeran en exceso las gomas delanteras, elevando el riesgo de bloqueo en la siguiente frenada. En el Gran Premio de China del año pasado se vieron numerosas estrategias, Daniel Ricciardo (Red Bull) ganó con una opción a dos paradas, a pesar de que la carrera se vio afectada por el coche de seguridad. El asfalto de la pista, tiene un índice de abrasión medio y resulta bastante exigente con las gomas, en particular con la delantera izquierda. Las fuerzas laterales en las curvas quedan equilibradas con las longitudinales (aceleración y frenada). Las curvas 1 y 13 son las más exigentes", afirma para terminar Mario Isola.

Con el Gran Premio número 1000, la Fórmula 1 pone un broche de oro de 69 años de competición, desde aquel 13 de Mayo de 1950 en Silverstone, cuando se puso en marcha una extraordinaria aventura que perduraría hasta nuestros días. Ferrari no estuvo presente en aquella primera carrera, puesto que no fue hasta el GP de Mónaco que la Scuderia no empezaría a competir en esta nueva disciplina, pero desde entonces ha estado siempre presente, escribiendo algunas de las páginas más importantes de la historia del automovilismo. Dieciséis títulos mundiales de Constructores y 15 de Pilotos son la prueba de ello, así como las 235 victorias, 220 pole position y los 752 podios logrados desde entonces.

En China, Ferrari ha conseguido un total de cuatro victorias, con Rubens Barrichello en 2004, con Michael Schumacher en 2006, con Kimi Raikkonen en 2007 y con Fernando Alonso en 2013. La vuelta rápida en carrera sigue en poder de Michael Schumacher, que logró parar el crono en 1'32''238 en 2004, al volante del Ferrari F2004, mientras que el récord de la pole está en poder de Sebastian Vettel, con un 1'31''095, logrado el pasado año 2018 a los mandos del Ferrari SF71H.

Este fin de semana le servirá a Ferrari para evaluar el motor de Leclerc y asegurar que no ocurra un nuevo fallo de fiabilidad, y comprobar que el SF90 también es competitivo en un circuito como el de Shanghai. En el equipo, todos quieren hacerlo bien, y vencer a sus rivales. Será la carrera número 1000 de la historia de la Fórmula 1, una magnífica ocasión para intentar brillar, y seguir siendo la escudería más laureada y más longeva de la historia de la Fórmula 1.

Fede García (Redacción de Noticias) - © 2019

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar