GP de China de F1 - Carrera - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

GP de China de F1 - Carrera

GP de China de Fórmula 1 - Carrera

Mercedes domina a placer con Hamilton al mando
Vettel 3º y Leclerc 5º, con una estrategia poco acertada de Ferrari


Circuito: Shanghai International Circuit (Shanghai) - 5,451 km

Carrera:
Sebastian Vettel: 3º - 1h32'20''094     +13''744   56 vueltas - Ferrari SF90
Charles Leclercl: 5º - 1h32'37''626     +31''276   56 vueltas - Ferrari SF90

Meteo: Temperatura aire 19ºC
Temperatura asfalto 25ºC - Nublado

Vuelta rápida de la Carrera:
Pierre Gasly - Red Bull - 1'34''742

Clasificación Mundial de Pilotos:
1.   Lewis Hamilton   68 puntos
2.   Valtteri Bottas   62
3.   Max Verstappen   39
4.   Sebastian Vettel   37
5.   Charles Leclerc   36

Clasificación Mundial de Constructores:
1.   Mercedes   130 puntos
2.   Ferrari   73
3.   Red Bull   52
4.   Alfa Romeo   12
5.   Renault   12

Resumen de la Carrera:

Lewis Hamilton se alzaba con el triunfo en el GP de China, el 1000 Gran Premio puntuable para el Mundial de Fórmula 1. El cinco veces campeón del mundo adelantó a su compañero Valtteri Bottas en la salida y controló a placer la carrera de principio a fin, para sumar un nuevo triunfo que le sitúa también a lo más alto de la clasificación del Campeonato.

La Fórmula 1 festejaba en China su Gran Premio número 1.000 puntuable para el Mundial de Pilotos, que nació en Gran Bretaña en 1950 después de que la Federación Internacional de Automovilismo, heredera de la Asociación Internacional de Clubs Automovilísticos Reconocidos, constituyera la competición en coordinación con la Comisión Deportiva Internacional, para ordenar un deporte que había florecido en Europa desde finales del siglo XIX, en tiempos de guerras mundiales y pioneros.

En la vuelta de formación, la baja temperatura de los neumáticos les jugó una mala pasada a Max Verstappen y Robert Kubica, que protagonizaron un trompo. Los dos pudieron regresar a la pista y ocupar su posición en la parrilla.

En la salida Lewis Hamilton reaccionó mejor que Valtteri Bottas y le arrebató la primera posición en el sprint hasta la primera curva, devolviéndole la jugada de Melbourne. Por detrás, Charles Leclerc le ganó la partida a Sebastian Vettel para ponerse tercero. Los Red Bull se respetaron, Max Verstappen mantuvo la quinta posición, y Pierre Gasly la sexta.

Pero la salida tuvo un protagonista inesperado Daniil Kvyat. El piloto ruso se abrió en exceso en la salida de la curva seis y se llevó puestos a los McLaren de Carlos Sainz y Lando Norris. Dirección de Carrera decretó un coche de seguridad virtual. Los dos MCL34 visitaron el Pit-Lane de forma simultánea para someterse a reparaciones y se reincorporaron últimos, a 40 segundos del resto. Los comisarios sancionaron a Kvyat con un Drive-Through.

La bandera verde regresó y Hamilton comenzó a apretar su ritmo, encadenando varias vueltas rápidas para construir una ventaja de 1,5 segundos sobre Bottas, suficiente para controlar el ritmo de la prueba. Leclerc cedía dos segundos respecto al finlandés, con Vettel a seis décimas de él, mientras que Verstappen era capaz de rodar al mismo ritmo, dos segundos por detrás del alemán.

Paralelamente, Daniel Ricciardo lideraba la pelea de la zona media con 1,6 segundos de margen sobre Sergio Pérez, que había recuperado cuatro posiciones desde la salida. Nico Hülkenberg y Kimi Raikkonen completaban el Top 10. Por detrás, Sainz y Norris seguían a más de medio minuto del pelotón, aunque recuperaban un segundo por vuelta.

En la vuelta 11, el equipo preguntó a Vettel si podía ir rápido. El alemán respondió que si, que estaba a un segundo de Leclerc. El equipo le pidió al monegasco que aumentara el ritmo para que Vettel, que venía detrás, no tuviera problemas con los neumáticos. El alemán llegaba con algo más de ritmo y la presencia de su compañero le era un problema. En situación normal, dejar que los pilotos de un equipo peleen es lo ideal, pero en Ferrari buscaban intentar posicionarse para atacar a Mercedes y consideraron que lo mejor era darle a su piloto más rápido la mejor opción de ir a por los dos coches de delante.

Al final, Vettel no llegó a escaparse de Leclerc, que gracias al DRS en un principio y a alguna bloqueada del alemán, logró mantenerse razonablemente cerca. Sí, Vettel tenía mejor ritmo de carrera. En ese sentido, Ferrari no se equivocó a la hora de intercambiar posiciones aunque lógicamente Leclerc estuviera disgustado. A ningún piloto le gusta que le dejen por detrás de su compañero, con o sin razón. Si lo que se pretendía era ir a por Mercedes, tenía sentido. Pero como suele ocurrir en la Fórmula 1, Max Verstappen trajo el extra de impredecibilidad y al alcanzar a los Ferrari, complicó la jugada para la Scuderia, que de golpe no podían invertir las posiciones como habría sucedido al quedar claro que Vettel no podía ir a por Hamilton y Bottas.

En la vuelta 18 comenzaron las paradas en boxes. El primero en entrar fue Verstappen, que calzó el neumático duro para intentar llegar hasta el final. En la 19, Ferrari eligió parar a Vettel para proteger el podio. Leclerc siguió en la pista, mientras Ferrari retrasaba su parada tres vueltas. En un primer momento pensamos que el equipo había desprotegido al monegasco, pero en caso de haber parado primero a Leclerc y luego Vettel, ambos habrían vuelto a pista por detrás de un Verstappen que jugó al ‘undercut’ parando antes. Desaofortunadamente para Ferrari, en ese momento Red Bull les ganaban la partida estratégica, obligándoles a defender a Vettel si querían optar al podio.

En la vuelta 20, Verstappen intentó adelantar a Vettel. El Red Bull se salió de su aspiración y se tiró por el interior de la curva 14, pero llevaba tanta velocidad que se fue largo. Los dos emergieron en paralelo en la aproximación hacia la 16, pero el Red Bull tuvo que levantar el pie para evitar el contacto. El Ferrari conservó así la delantera.

Bottas hizo su parada en la vuelta 22 y se reincorporó cuatro segundos por delante de Vettel. Hamilton entró en la 23, salió un par de segundos al frente de Bottas. Leclerc también hizo su cambio de ruedas en ese mismo giro. Regresó a la carrera por detrás de Verstappen, lo que consumaba la pérdida de dos posiciones.

Hamilton lideraba la carrera con 2,4 segundos sobre Bottas al llegar a la vuelta 28, el ecuador del Gran Premio. Vettel era tercero a 10,5 segundos, con Verstappen cuarto a 14,8. Leclerc cedía 23,4 segundos, pero recuperaba terreno a marchas forzadas y trataba de dar caza al holandés de Red Bull, al que arañaba cuatro décimas en cada paso por meta. En la vuelta 32, Carlos Sainz ya era decimocuarto y había dado cuenta del que había sido su verdugo en la salida, Daniil Kvyat.

Pasaban los minutos, pero pasaban pocas cosas en la pista. Lewis gobernaba con cuatro segundos de renta sobre Bottas. Vettel estaba a siete segundos tanto del piloto que le precedía como del que le seguía. Y Leclerc, en plena remontada, ya estaba a menos de cuatro de Verstappen. Completamente anónima era la actuación del segundo Red Bull, el de Pierre Gasly, que era sexto y cedía 20 segundos con su compañero.

Pero la acción volvió en la vuelta 35. Verstappen cambió de estrategia e hizo una segunda parada, en su afán por intentar atacar a los Ferrari. La reacción fue inmediata, la Scuderia llamó a Vettel en el siguiente giro para proteger el podio. Leclerc se quedó fuera, con un margen de 10 segundos sobre sus perseguidores, pero con gomas más viejas. Mercedes también movió ficha con una doble parada en la misma vuelta sin que Hamilton y Bottas perdieran tiempo.

Bottas regresó a la pista a la estela de Leclerc. Le intentó pasar en múltiples ocasiones, pero el monegasco vendió cara su piel. Su resistencia tenía todo el sentido del mundo para el equipo, pues ejercía de tapón y Vettel cerraba la brecha con el Mercedes. Resistió un giro entero, en el que el alemán recuperó dos segundos. Vettel pasó en la vuelta 42 a Leclerc, cuyas gomas ya estaban en las últimas. El monegasco entró entonces en boxes para efectuar su segunda parada, de la que emergió quinto, a 14 segundos de Verstappen. Por delante, el primero de los Ferrari se mantenía a menos de cuatro segundos de un Bottas que ya había dicho adiós a toda opción de victoria.

Nada cambió desde entonces hasta el final. Lewis Hamilton completó una actuación férrea para anotarse la segunda victoria de la temporada y asumir el liderato del Mundial de Pilotos por primera vez en la temporada 2019. Valtteri Bottas le acompañó en segunda posición para brindar a Mercedes su tercer doblete de tres posibles, con Sebastian Vettel en la tercera plaza.

Charles Leclerc finalizó la carrera en el quinto puesto, detrás de Max Verstappen. Adelantó a Vettel en la salida, pero recibió instrucciones del equipo para dejar pasar a su compañero que se mostraba con más ritmo que él. En el transcurso de la prueba, pensamos que Ferrari erró a la hora de elegir su estrategia durante la segunda parada en boxes. Esto motivó que Leclerc quedara descolgado respecto a Vettel, sentenciándolo frente a Max Verstappen, que con un coche más lento logró arrebatar a la Scuderia una plaza en la clasificación.

Sabemos que a toro pasado es fácil criticar, pero en esta ocasión entendemos que desde el muro se hubieran podido hacer las cosas mucho mejor. Y mientras tanto, Mercedes ya lleva tres de tres, con tres dobletes también. A este ritmo si Ferrari no reacciona pronto, las cosas podrían complicarse mucho para nuestros muchachos.

Fede García (Redacción de Noticias)
Fotos: Ferrari & Sutton images - © 2019

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar