GP de Canadá de F 1 - Previo - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

GP de Canadá de F 1 - Previo

GP de Canadá de Fórmula 1 - Previo

Ferrari intentará recuperar terreno gracias a las características del trazado


El circuito Gilles Villeneuve de Montreal, será la sede del Gran Premio de Canadá de Fórmula 1 que se celebrará este próximo fin de semana. Construido sobre la isla artificial de Notre-Dame, realizada con las rocas extraídas de la construcción del metro de la ciudad, está repleta de zonas verdes y parte de su trazado está abierto al público para actividades recreativas durante el resto del año, por lo que podríamos calificarlo como de trazado sémi-urbano.

El Gran Premio de Canadá se celebra desde el año 1961, con ausencias en 1975, 1987 y 2009. Hasta 1977 se disputó en los autódromos de Mosport Park y Circuit Mont-Tremblant, y no fue hasta 1978, que se empezó a disputar regularmente en el trazado de Montreal. A partir de 1982, la etapa norteamericana se trasladó al verano boreal, de manera que el Gran Premio de Canadá tiene lugar casi siempre a principios de junio, en plena etapa europea, e incluso a veces coincidiendo con las 24 horas de Le Mans.

El primer vencedor en Montreal fue el mítico piloto canadiense Gilles Villeneuve, nacido en Quebec y fallecido durante las pruebas de calificación del Gran Premio de Bélgica de 1982. Después de su muerte, el circuito de Montreal fue rebautizado con el nombre de Gilles Villeneuve, en su honor.

Con un trazado de 4.361 metros, los pilotos deberán completar un total de 70 vueltas para recorrer una distancia equivalente a los 305,270 km que constará el Gran Premio. Con 14 curvas, 6 a la izquierda y 8 a la derecha, dispondrá como el año pasado, de tres zonas de DRS para facilitar los adelantamientos, la primera en la recta principal del circuito, la segunda en el tramo sémi-curvo situado entre las curvas 7 y 8, y la tercera en la larga recta situada entre las curvas 12 y 13, que desemboca en la temida chicane de entrada a la recta de meta, en cuya escapatoria se encuentra el célebre "Muro de los Campeones", denominado así desde 1999, cuando tres campeones del mundo (Damon Hill, Michael Schumacher y Jacques Villeneuve), chocaron contra él.

Su dificultad radica por su ubicación, en una zona a la que se llega a meta y que sirve para reducir de una velocidad superior a los 340 km/h a unos escasos 150 km/h, por lo que los coches salen escupidos hacia un muro en el que los pilotos tienen que pasar a pocos centímetros para apurar hasta la última centésima de segundo, para lograr ser los más rápidos. Desde entonces, otros campeones han dejado huella en sus protecciones, como Jenson Button, Sebastian Vettel e incluso Fernando Alonso.

El circuito es muy rápido y bastante técnico, y aunque a primera vista no pueda parecer complicado, en él suelen haber numerosos accidentes, por lo que la salida de los coches de seguridad suele ser habitual. Junto a sus largas rectas, encontramos fuertes frenadas con varios giros cerrados, combinación que castiga mucho los frenos de los monoplazas, que se sobrecalientan mucho al no poder refrigerarlos correctamente, desgastándose de forma muy rápida. Ante este panorama, y sin curvas rápidas, se necesita un coche rápido y con una buena tracción, para salir de las curvas lentas con buena velocidad punta. Los motores solo van a fondo en el global de la vuelta durante el 67% del tiempo, pero en cambio han de ir a fondo de manera continua en la recta más larga del circuito durante más de 14 segundos.

Una de las obligaciones que tenía el circuito Gilles Villeneuve para continuar en el calendario de la Fórmula 1, era la de renovar sus instalaciones y tras confeccionar un plan a varios años, la primera parte de este llegó a su fin el pasado 15 de mayo, con la inauguración de un nuevo paddock que se estrenará este fin de semana. Fue uno de los requisitos de Bernie Ecclestone en el momento de prorrogar el contrato del Gran Premio de Canadá.

Para esta séptima cita de la temporada, Pirelli ha llevado a Canadá los neumáticos C3, C4 y C5 que corresponden a los colores blanco para el duro, amarillo para el medio y rojo para el blando, que es una elección similar a la llevada el año pasado. Con esta elección, Pirelli tiene el objetivo de equilibrar la temperatura delantera y trasera de las gomas de los monoplazas, factor fundamental para el circuito de Montreal debido a sus largas rectas.

El circuito de Gilles Villeneuve se caracteriza por tener una alta posibilidad de aparición de Coche de Seguridad, por lo que la variedad estratégica puede determinar cambios drásticos. Por lo tanto, el principal reto de los equipos es tener el mayor conocimiento posible de los neumáticos para saber adaptarse a cada situación de la carrera a medida que se presente.

"Montreal es una carrera que contiene mucha variedad, tanto en términos estratégicos, como de acción en la pista e incluso por el clima reinante. Los equipos siempre planifican sus estrategias un poco a ciegas, por lo que es especialmente importante acumular la mayor cantidad posible de datos sobre los neumáticos, para poder reaccionar de manera adecuada ante las circunstancias cambiantes", afirma Mario Isola, máximo responsable de Pirelli en la Fórmula 1.

"En términos generales, nuestra elección para Canadá es aproximadamente la misma que la del año pasado, cuando el híper-blando también hizo su segunda aparición del año después de Mónaco. La principal diferencia es que el compuesto más blando disponible este fin de semana es un poco más blando que el año pasado, y no hay un equivalente al súper-blando en el rango de 2019, por lo que las opciones están más dispersas", destaca Isola.

"Si bien tenemos la misma elección que en Mónaco, algunos de los equipos comparan el trazado de Montreal con el de Bakú, donde hicimos una selección más blanda, debido a las velocidades más altas, las rectas más largas y con el reto de equilibrar las temperaturas de los neumáticos en la parte delantera y trasera de los monoplazas".

El piloto con más victorias en el Gilles Villeneuve es hasta el momento Michael Schumacher con 7, seguido de Lewis Hamilton con 6, siendo Ferrari el equipo que más veces ha cruzado la meta en primera posición con 12. Los récords de la pista están en poder de Sebastian Vettel, con la pole que marcó en 2018 con un tiempo de 1'10''764 y de Rubens Barrichello, propietario de la vuelta rápida en carrera desde 2004, cuando marcó al volante de su Ferrari un crono de 1'13''622, que hasta ahora aún nadie ha podido mejorar.

El Circuit Gilles Villeneuve fue en 2018 el escenario elegido por Ferrari para recuperar la senda de la victoria, y este 2019 buscará frenar la racha de Mercedes, a sabiendas de que la cosa no será nada fácil. Las largas rectas del Circuito de la Isla de Notre Dame, serán por tanto la ocasión que tanto esperaban los dos pilotos de Ferrari para poner fin a la pesadilla de este inicio de temporada.

El director deportivo de Ferrari, Laurent Mekies, reconoce que: "No fuimos buenos en Australia, fuimos bien Bahrein, más o menos en China, fuimos bastante buenos en Bakú, pero sufrimos en España. Tenemos a un equipo muy fuerte y tenemos que ser perfectos en todas partes para vencer. Quizás Canadá podría adaptarse mejor a las características del SF90. La pista está más inspirada en Bakú y Bahrein, donde fuimos mejor, pero debemos ser cautelosos porque todo avanza de forma rápida, como vemos desde el comienzo de la temporada".

Fede García (Redacción de Noticias) - © 2019

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar