GP de Gran Bretaña de F 1 - Previo - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

GP de Gran Bretaña de F 1 - Previo

GP de Gran Bretaña de Fórmula 1 - Previo

Ferrari preparada para dar un nuevo paso adelante


Han sido necesarias 9 carreras, pero al final el invicto monoplaza de Mercedes terminó por caer esta temporada después de un Gran Premio de Austria, que en la pista nos volvió a reconciliar con la Fórmula 1, y que en los despachos se volvió a impedir a Ferrari conocer la victoria, en una decisión totalmente polémica de los comisarios que no sancionaron a Max Verstappen, después de una sucia maniobra de adelantamiento a Charles Leclerc, que lo enviaría fuera de la pista.

Este fin de semana llegamos a una pista en la que se han visto grandes tardes de gloria para Ferrari, pero que es un circuito en el que Mercedes ha conseguido cinco victorias de forma consecutiva entre los años 2013 y 2017. Será una magnifica ocasión para seguir viendo no solo la batalla por las primeras posiciones, sino también para ver que nuevas decisiones polémicas se inventarán los comisarios de la FIA, para impedir un buen resultado de la Scuderia, justo antes de la llegada del pequeño parón veraniego que tendremos entre los Grandes Premios de Hungría y de Bélgica. Así que, bienvenidos al Circuito de Silverstone donde se disputará la décima cita de la temporada 2019, pero antes, conozcamos un poco más la historia de este mítico trazado.

Como muchos otros circuitos de Inglaterra, Silverstone comenzó siendo un aeródromo. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial en 1945, los otros dos circuitos ingleses, Donington Park y Brooklands, quedaron en muy mal estado, por lo que el antiguo aeródromo de Silverstone se convirtió en la sede del Gran Premio de Gran Bretaña en 1948. Rápido y desafiante, en 1949 tomó la forma que sigue siendo la base del actual trazado, y donde se disputaría la primera carrera de la historia de la Fórmula 1, en 1950, Gran Premio que ganó Giuseppe Farina con un Alfa Romeo.

A partir de 1955, el Gran Premio de Gran Bretaña comenzó a rotar entre Aintree y Silverstone, para pasar en 1963 a hacerlo entre Silverstone y Brands Hatch. La pista fue objeto de varias remodelaciones a lo largo de su historia, y en 1987 pasó a ser el único circuito en el que se ha ido celebrando el Gran Premio hasta la actualidad, después de que se añadiera una nueva curva antes de Woodcote para reducir las terribles velocidades que se alcanzaban, y de que en 1992 se creara un nuevo complejo de curvas entre Farm y Woodcote. A partir del 2010 el Gran Premio de Gran Bretaña iba a ser acogido por el circuito de Donington Park, pero debido a problemas económicos de los organizadores, el GP se siguió disputando en Silverstone.

En 2010 el circuito estrenó una nueva configuración destinada a mejorar el disfrute de los espectadores y hacer de esta pista un reto aún mayor para los pilotos. Y es que el nuevo complejo de curvas denominado Arena, que comienza en la remodelada Abbey (curva 1) para volver al antiguo trazado en Brooklands (curva 6), hizo que al contrario de lo que suele suceder, el circuito fuese mucho más rápido que antes.

En 2011 se completó el proyecto de renovación del circuito con el cambio de la posición de la recta de meta, ahora entre la curva 18 (Club) y la 1 (Abbey), inaugurándose un nuevo paddock y un espectacular edificio de boxes al que se puso el nombre de “Silver Wing”, con un aspecto moderno y muy vanguardista.

Con un trazado de 5,891km, Silverstone dispone de 18 curvas, 10 de ellas a derechas y 8 a izquierdas. El Gran Premio se disputará a 52 vueltas, lo que equivaldrá a una distancia total de 306,198km. Para facilitar los adelantamientos, el circuito dispondrá de dos zonas de DRS, la primera de ellas situada en la recta entre las curvas 5 (Arena) y 6, conocida también como Brooklands, y la segunda en la larga recta situada al final de las curvas enlazadas de Maggotts y Becketts, entre la 14 (Chapel) y la curva 15 (Stowe).

Con una gran cantidad de curvas rápidas que exigen una elevada carga aerodinámica, el circuito actual pone los pelos de punta, sobre todo cuando los pilotos se lanzan en séptima velocidad a la curva 9 (Copse), para llegar a 300km/h a Becketts, una secuencia de curvas muy fluida en la que los pilotos casi no tocan los frenos y en la que la alta velocidad genera un apoyo en el coche que hace que los pilotos sufran tremendas fuerzas G.

Silverstone es uno de los circuitos más técnicos y exigentes de la temporada y, junto con Barcelona y Suzuka, probablemente el que más eficiencia aerodinámica demanda al contar con largas rectas, pero también con curvas muy rápidas en las que resulta primordial tener un coche con potencial para sacar partido de la carga aerodinámica que sea capaz de generar sin penalizar en exceso la velocidad punta, por lo que para Ferrari será un gran problema si las mejoras que desde Maranello se están introduciendo en el coche no funcionan, unas novedades en su aerodinámica y en la suspensión, que les permita aumentar su downforce y hacer trabajar mejor los neumáticos con vistas a alcanzar su temperatura optima de rendimiento, algo vital en las gomas de este 2019, por lo que en Ferrari esperan dar un nuevo paso adelante en su rendimiento este fin de semana, que les permita estar más cerca de los Mercedes.

Silverstone es sin duda exigente para los neumáticos, por lo que la selección que Pirelli pondrá a disposición de los equipos es de las más duras de las que hasta ahora se han utilizado esta temporada, siendo el C1, C2 y C3, la combinación elegida para el Duro, Medio y Blando, y que como dato curioso, se trata de una selección similar a la del año pasado.

El trazado británico es de los más duros del año en cuanto a neumáticos, principalmente por la serie de curvas largas y rápidas que ejercen mucha energía en ellos. La pista ha sido completamente reasfaltada este año, dando como resultado un asfalto más rápido con alto agarre pero con baja degradación. El clima británico es famoso por su imprevisibilidad, y cualquier cosa puede pasar durante el fin de semana. La pista es muy utilizada durante el año, por lo que tiende a engomarse con bastante rapidez.

Mario Isola, Jefe de Competición de Pirelli, afirma: “Silverstone es siempre un gran reto para los neumáticos, debido a las cargas laterales que pueden llegar a más de 5G. Por este motivo, hemos decidido utilizar el neumático duro en Silverstone, para responder a algunas de las demandas más importantes de la temporada. El nuevo asfalto da como resultado tiempos de vuelta más rápidos, como ya hemos visto a través de los datos recogidos de nuestro programa de carreras de GT, por lo que es posible que vuelvan a batirse récords este fin de semana, aunque no debemos olvidarnos de la gran variabilidad del clima británico, que podría darnos un sol brillante o lluvias torrenciales en el momento más inesperado, por lo que los equipos tendrán que estar preparados para reaccionar ante cualquier eventualidad.

Los récords actuales de la pista están en poder de Lewis Hamilton y de Mercedes, que logró en 2017 establecer durante la carrera un tiempo de 1'30''621 para la vuelta rápida, mientras que el récord de la pole lo estableció el año pasado 2018 con un crono de 1'25''892.

Fede García (Redacción de Noticias) - © 2019 Ferrari Club España

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar