Nuevo Ferrari F8 Spider - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

Nuevo Ferrari F8 Spider

Nuevo Ferrari F8 Spider

La evolución de la especie


Fede García - Fuente y Fotos: Ferrari Media Center
© 2019 Ferrari Club España


 

Tal y como ya os adelantamos a mediados del mes de agosto, Ferrari nos prometía dos nuevos modelos para este mes de septiembre, y también os anticipamos que ambos serian las versiones spider de dos modelos existentes, el 812 Superfast y el F8 Tributo. Y como los dos han sido presentados de forma simultánea durante las visitas VIP del evento Universo Ferrari que se está celebrando en Maranello, desde nuestra Web nos vamos a hacer eco de ellos dedicándoles dos artículos por separado.

El primero de ellos es el F8 Spider, la versión convertible del F8 Tributo. Las principales características del F8 Spider, son su techo rígido retráctil RHT, su cuidada aerodinámica, su elegancia y sus líneas fluidas. Su motor V8 de 720 caballos, de sonido inequívocamente Ferrari, ofrece unas cualidades de conducción excepcionales y en él se han volcado muchas experiencias adquiridas en competición. Con un peso de 1.400 kilos, es 20 kilos más ligero que un 488 Spider. Su comportamiento deportivo, es notablemente superior al 488 Spider, aunque sin llegar al radical 488 Pista Spider.

 

El F8 Spider sigue claramente las líneas del F8 Tributo, es decir, del nuevo lenguaje de diseño de la marca, que remarca la deportividad y funcionalidad, pero a la vez resulta aerodinámico. Una de las claves del diseño de cualquier spider es el tipo de techo elegido, y Ferrari se ha decantado por su ya clásico techo rígido plegable, utilizado por primera vez en el California hace más de una década, y que en este caso han integrado perfectamente en las líneas del F8. Así, la línea de separación entre techo y carrocería no está a la altura del anclaje superior de los cinturones, sino en la parte superior del montante. Éste forma parte de los reposacabezas, al más puro estilo de competición de hace unos años, lo que contribuye a una mejor aerodinámica.

Esto ha permitido diseñar un techo en dos dimensiones, mucho más delgado y fácil de plegar, porque se divide en dos partes que se alojan encima de la parte delantera del motor y además se pliega en sólo 14 segundos. La maniobra se puede hacer en marcha, aunque siempre por debajo de los 45 kilómetros/hora.

El S-Duct integrado en la parte superior del capó delantero, implicó rediseñar algunos elementos y adoptar unos faros led más pequeños y de desarrollo horizontal. Detrás destaca el ala posterior, muy baja y "soplada", ya que las salidas de aire caliente del motor están justo delante. Bajo la misma, los característicos dobles juegos de luces redondos, que recuerdan al mítico 308 GTB, el primer V8 de Ferrari.

 

El habitáculo es idéntico al del F8 Tributo, con un tablier posicionado en beneficio del conductor, con todos los datos a la vista, y sin pantalla digital central. No obstante, opcionalmente el pasajero podrá tener una pantalla táctil de 7 pulgadas. Simple y elegante. De connotación deportiva que casa perfectamente con los asientos deportivos y un volante funcional al más puro estilo Ferrari, que alberga buena parte de los mandos, tanto del cambio tipo F1, como los programas de conducción.

 

El conductor dispone de una serie de ayudas específicas pensadas para el placer de conducción. Así, el sistema de control Ferrari Dynamic Enhancer Plus, evolución del que incorpora el 488 Pista, dispone de una opción Race pensada para los que deseen conducir al límite, que resalta las cualidades dinámicas del coche.

El sistema integra un control de deslizamiento lateral SSC 6.1, que facilita el llevar el coche al límite. También ofrece el Adaptive Performance Launch, que actúa como un preciso y sensible control de tracción en función de las condiciones de agarre de la superficie de la carretera, para ofrecer la máxima aceleración y evitar que las ruedas patinen. Además, se incluye el Variable Torque Management (Gestión de Par Variable) que actúa en función de la marcha. Para adaptarse al espíritu deportivo del coche, todos los cambios alcanzan el par máximo a altas revoluciones.

En la gama actual de Ferrari, los motores V8 son sinónimo de deportividad. Sus 3.902 centímetros cúbicos de cilindrada, con 32 válvulas, y sistema bi-turbo, acoplado a un cambio de doble embrague de 7 velocidades, ofrecen una perfecta combinación de ligereza y efectividad, y su ubicación central longitudinal, realzan su comportamiento deportivo.

 

Con una potencia de 720 CV a 8.000 revoluciones por minuto, es decir, 185 caballos por litro, poquísimos motores de serie, por muy deportivos que sean, se encaraman hasta tal régimen ni ofrecen este nivel de potencia específica. Pero en Maranello han trabajado mucho para que este motor sea agradable de conducir, elástico, y de fácil respuesta. Para ello, el turbo actúa sin ningún retraso, pero sobre todo es muy elástico: 770 Newton metro a sólo 3.250 revoluciones por minuto. Ello proporciona una aceleración intensa pero progresiva.

El motor del F8 Spider ofrece 50 caballos más que el de su predecesor el 488 Spider. Parte de esta mejora se debe a la adopción de un sistema de admisión derivado de la versión 488 Challenge pero, sobre todo, por estudiar un reposicionamiento de las tomas de aire, que ahora están en la zona posterior. De esta forma, se aumenta la velocidad de flujo y presión dinámica del aire que entra en el sistema de admisión.

 

De hecho, los técnicos de Maranello han tomado muchos detalles de los motores del 488 Challenge y del 488 Pista para mejorar el propulsor del F8. Así, es 18 kilos más ligero que el motor del 488. Parte de esta reducción está en los elementos móviles (como las bielas de titanio) y eso le permite acelerar de forma más vibrante al reducir las inercias del motor. También contribuyen mucho los nuevos escapes, de Inconel, como los del Challenge, que son casi 9 kilos más ligeros, y en que los técnicos han trabajado para que ofrezca ese peculiar sonido que transmite una sensación de poderío, y de deportividad, todo y montar un filtro de partículas.

Una característica peculiar de este motor es el hecho de que el limitador no actúa de forma progresiva, sino que corta el encendido en el umbral de las 8.000 revoluciones por minuto. En Ferrari lo llaman Wall Efect (Efecto muro) y permite sacar el máximo partido al mismo hasta sus últimas consecuencias.

Con unas dimensiones contenidas de 4,66 metros de longitud y un peso reducido para un spider de 1.400 kg, sus prestaciones son brillantes. Acelera de 0 a 100 en sólo 2,9 segundos y de 0 a 200 en 8,2 segundos. La velocidad máxima es de 340 kilómetros/hora. Desafortunadamente, por el momento no hay datos de consumo ya que el Ferrari F8 Spider está aún en periodo de homologación.

 

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar