Ferrari supera el Crash Test del chasis del monoplaza de 2020 - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

Ferrari supera el Crash Test del chasis del monoplaza de 2020

Ferrari supera el Crash Test del chasis del monoplaza de 2020

Mientras Vettel hace días que trabaja en el simulador


Fede García - Fuente: Auto Sprint & Motorsport.com
© 2020 Ferrari Club España


Desde Italia nos llegan noticias de que el monoplaza de Fórmula 1 de Ferrari para la temporada 2020, ya ha pasado el Crash Test dinámico sin problemas, mientras en Maranello se ultiman los últimos retoques del coche, del que se desplazarán a Barcelona dos chasis, tal y como os avanzamos en diciembre, para las pruebas de pretemporada que se realizarán a lo largo de dos semanas, en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Del Ferrari que se presentará el próximo 11 de febrero, solo avanzaros que no tendrá grandes revoluciones, pero si estará revisado en cada detalle con respecto al SF90.

Los técnicos coordinados por Enrico Cardile, bajo la supervisión de Simone Resta, han trabajado duro para eliminar los defectos que condicionaron el monoplaza del año pasado, que fue muy rápido en las rectas, pero con poca carga aerodinámica en las curvas.

Y así particularmente lo sufrieron los neumáticos delanteros, que apenas se mantenían en la ventana de temperatura adecuada, causando un sobrecalentamiento que minó el potencial de la Scuderia en algunos circuitos donde la potencia del motor por sí sola no era suficiente para contener a los Mercedes y a los Red Bull al final de la temporada.

Esperamos por lo tanto, una revisión de aquellos puntos del SF90 que han puesto de manifiesto evidentes deficiencias. Quienes han visto los diseños del Ferrari 2020 afirman que externamente no habrá grandes cambios, pero en realidad el nuevo monoplaza, conocido con el código interno de "Proyecto 671", será totalmente diferente de su antecesor detalle a detalle.

Si este año Mercedes buscará menos resistencia al aire para aumentar la velocidad máxima, Ferrari se centrará en lograr más carga aerodinámica y en un esquema de suspensiones más extremo, introduciendo soluciones que sólo cobrarán vida en este campeonato, ya que las reglas de 2021 las prohibirán, una señal de que hay un amplio margen de crecimiento en las reglas actuales.

Está claro que las que veremos en las pruebas de invierno en Barcelona serán máquinas ya "maduras" capaces de mostrar su verdadero potencial de forma inmediata, ya que las reglas técnicas se han mantenido iguales (sólo aumento de peso de 2 kilogramos), así como los tan criticados neumáticos de 2019.

El nuevo Ferrari, para aumentar la fuerza vertical en el frente, seguirá la filosofía de Mercedes introduciendo bajo la nariz una capa más vistosa que la que apareció en Singapur en los coches de Maranello, así, la mayor superficie en esta zona se equilibrará con una nariz de menor sección, tal y como se observó en la evolución del W10 del año pasado.

Pero será necesario mirar con atención la suspensión delantera, que además de la introducción de un tercer elemento que será controlado hidráulicamente, en general la cinemática del brazo será corregida también por razones aerodinámicas. Siempre pensamos que el SF90 estaba equipado con un concepto de suspensión "antiguo", aunque quizás sea más correcto decir que no fue muy valiente.

Mirando atentamente las imágenes de 2019, por ejemplo, se vio que el triángulo superior estaba ligeramente levantado con respecto a la fijación al portabujes que se había visto en 2018, por lo que el pequeñísimo soporte quedó oculto en la cesta de carbono, mientras que Alfa Romeo mostró un esquema también compensado como el de Mercedes, McLaren, Racing Point y Williams.

Es lógico pensar, que Ferrari irá en la dirección tomada por otros equipos a la hora de diseñar sus suspensiones, con la intención de conseguir alguna ventaja aerodinámica. Así el brazo del triángulo superior será el primer elemento que separará los flujos destinados a la refrigeración de la unidad de potencia (los superiores), de los que alimentarán los vórtices de los bargeboards (los inferiores).

Paralelamente hemos sabido también, que para Sebastian Vettel la temporada 2020 ya ha comenzado hace días, trabajando duro en el simulador del equipo en Maranello, ajustando parámetros y reglajes del nuevo monoplaza, para recoger la máxima información que luego los ingenieros compararán en la pista, durante los test de Barcelona.

Para Vettel la temporada 2019 fue complicada por culpa del SF90, al que le costó un mundo adaptarse por la falta de agarre en zonas reviradas y por lo imprevisible de su tren posterior, que le obligó a auto-imponerse una presión que le pasó factura durante algunas carreras con varios errores, que para muchos de sus detractores consideraron garrafales, cuando en realidad, lo que Vettel quería era sacar el máximo a un coche que nació con varios déficits de concepto, y al que curiosamente su compañero de equipo, Charles Leclerc, se adaptó a la perfección.

Por este motivo el piloto alemán, no ha querido perder el tiempo y ya está trabajando para que los problemas que vivió el año pasado queden en el olvido, sabedor que si esta temporada no lo hace bien y no logra cumplir el objetivo que se espera de él, Ferrari no le renovará el contrato, viéndose obligado a dejar la Scuderia sin poder cumplir su sueño de niño de lograr el título mundial con Ferrari.

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar