Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

GP de España de F 1 - Previo - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

GP de España de F 1 - Previo

GP de España de Fórmula 1 - Previo

El calor y la degradación, elementos que deberán tener en cuenta los equipos
Vettel podría estrenar nuevo chasis este fin de semana, para solucionar sus problemas


Fede García - © 2020 Ferrari Club España


Cuando la temporada de la Fórmula 1 sufrió numerosos aplazamientos y cancelaciones debido al avance de la pandemia del Covid-19, prácticamente nadie estaba seguro de que a mediados de agosto podríamos haber alcanzado una cifra de hasta seis Grandes Premios.

Incluso hace unos días parecía poco probable que se pudiera llevar a cabo la cita española, en pleno avance de los rebrotes en nuestro país, pero gracias a celebrarse sin público y a los controles realizados por la F1 y la burbuja de protección en la que se mantiene todo el personal de los equipos y organizadores, todo sigue adelante aparentemente sin problemas. Esto facilita que de nuevo podamos ver a los monoplazas volar sobre el asfalto del Circuit de Barcelona-Catalunya, aunque solo sea por TV.

Llegamos además después de una carrera distinta, en la que Red Bull y Max Verstappen, lograsen la victoria en Silverstone a base de una gestión perfecta de los neumáticos y de ritmo, mientras que los Mercedes fueron derrotados por primera vez, mostrando algunas de sus pequeñas debilidades.

Para Racing Point en cambio, siguen aumentando las protestas en su contra carrera a carrera, y cada vez son más sonoras, por su supuesta utilización de un Mercedes del año pasado como su monoplaza para esta temporada, mientras que Nico Hülkenberg deberá esperar para saber si habrá una tercera oportunidad para él de correr, en caso de que Sergio Pérez todavía no esté disponible si no supera un nuevo control PCR, mientras que Sebastian Vettel o Carlos Sainz buscarán revertir los malos resultados cosechados en sus últimas carreras.

Para los equipos y pilotos de Fórmula 1, el Circuito de Montmeló es de sobras conocido, no sólo porque han competido aquí todos los años desde su inauguración en 1991, sino que también es el trazado que se emplea para realizar los tests de pretemporada cada año. Aun así, no les resulta nada fácil encontrar los mejores reglajes por sus tramos de alta velocidad combinados con un último sector muy lento. Su trazado hace difíciles los adelantamientos, pero en esta ocasión el calor que reinará a lo largo de todo el fin de semana, podría ser un detalle a tener en cuenta, junto con la alta degradación de los neumáticos.

El trazado de Montmeló, tiene una longitud de 4,655km, al que los pilotos deberán realizar 66 vueltas para completar el GP de España, lo que equivale a una distancia de 307,104km. Con 16 curvas, 9 de ellas a derechas y 7 a izquierdas, dispondrá de dos zonas de DRS (marcadas en amarillo en el mapa) para mejorar la posibilidad de adelantamientos. La primera en la recta principal del circuito, y la segunda en la recta de atrás, situada entre las curvas 9 (Campsa) y 10 (la Caixa), para aprovechar la frenada de entrada al “estadio”.

Con un asfalto liso pero bastante abrasivo, en el Circuit de Barcelona-Catalunya es clave la aerodinámica de los monoplazas para tomar las curvas rápidas, mientras que la tracción a baja velocidad y la estabilidad en frenada son importantes por la gran degradación que su asfalto produce en los neumáticos, sobre todo con el calor que nos encontraremos este domingo de agosto.

Tras la recta de meta de más de un kilómetro, los pilotos llegan a la curva Elf, que se pasa a 140 km/h, y ganan velocidad a la salida hacia la curva 3 (Renault), curva muy importante para lograr un buen crono. Con los coches actuales es una curva que está en el límite entre poderse dar con el gas a fondo o no.

Otra curva importante es la 9 (Campsa), donde hay que salir rápido de ella para encarar con más velocidad la recta de atrás, pero es bastante delicada porque está sobre un rasante, los pilotos no ven la salida, y se toma en quinta a 230km/h. Uno de los pocos puntos donde se puede adelantar es la fuerte frenada para la curva 10 (La Caixa), donde los coches suelen tener problemas de estabilidad porque hay unos pequeños baches. En la salida, los coches se ven limitados en tracción en primera o segunda, aumentadas por la recta en subida del estadio.

Para favorecer los adelantamientos y permitir que los coches pudieran entrar en la recta principal más pegados unos de otros, a principios de 2007 se introdujo una chicane en las curvas 14 y 15 en la salida de la zona del estadio, pero los resultados no fueron los esperados.

Por lo que respecta a los neumáticos, Pirelli llevará los compuestos C1 (duro), el C2 (medio) y el C3 (blando), a la última carrera del segundo triplete de la temporada, es decir, su gama más dura. Esta selección ha estado condicionada por el calor que esperan para una cita que se suele celebrar en mayo, pero que este año se ha aplazado a agosto por la crisis del Covid-19.

Se trata de la misma elección de gomas que el año pasado en un circuito que Pirelli remarca que siempre suele ser un gran reto para los neumáticos, sobre todo por el desgaste que se produce en curvas como la 3.

Mario Isola, máximo responsable de Pirelli en la Fórmula 1, avisa del gran reto al que se enfrentarán los equipos este fin de semana, por las altas temperaturas y la degradación que se espera en el circuit.

"Barcelona concluye el segundo triplete de esta intensa temporada. A pesar de que será la tercera vez que los equipos llegarán al Circuit de Barceloa-Catalunya este año, tras los dos test de pretemporada, aunque las condiciones que encontrarán serán muy diferentes por el tiempo más cálido y todas las mejoras que se han hecho a los coches desde los test de pretemporada".

"Las temperaturas más elevadas en Barcelona a mitad de agosto incrementarán la degradación térmica en una pista ya muy conocida por ser dura con los neumáticos, así que va a ser muy difícil gestionarlos y controlar los efectos de sobrecalentamiento que afectará a la tracción. Los entrenamientos libres serán claves para establecer el comportamiento de los neumáticos en estas condiciones”.

Ya que los coches actuales son más rápidos que nunca, como ha demostrado Silverstone, y el GP de España nunca se ha disputado en el mes de agosto, esto debería hacer de esta carrera la más exigente para los neumáticos que se ha disputado nunca en el Circuit", destacaba a modo de alerta Mario Isola para terminar.

Para Ferrari, el Gran Premio de este fin de semana será la prueba de fuego del autentico estado de forma del SF1000, con las pequeñas mejoras que el equipo ha realizado hasta ahora, de las cuales solo Charles Leclerc ha sabido sacarles partido. Para Sebastian Vettel en cambio, cuyo rendimiento en las dos pruebas de Silverstone ha ido cada vez a peor, podría ser su punto de inflexión de cara a mejorar e igualar las prestaciones de su compañero de equipo.

Para el alemán su monoplaza en Inglaterra ha sido un autentico suplicio, llevándole a la desesperación más absoluta en carrera, por su falta de feeling con el coche, no solo en curvas rápidas sino también en rectas, y para ir cada vez a peor, todo y el intenso trabajo realizado en boxes para buscar los reglajes correctos, lo que le ha llevado incluso a pensar (incluidos nosotros), que el equipo se la estaba jugando en favor de Leclerc.

A esto hay que añadir las declaraciones de Mattia Binotto al respecto, que tampoco ayudaban mucho a esclarecer la situación, y que culpaban a Vettel de todo lo ocurrido, en las que añadía que la Scuderia le ofrecía la posibilidad de estrenar un chasis nuevo para Barcelona, para ver si lo que estaba sufriendo el alemán estaba motivado por un problema endémico de su coche que nadie había descubierto.

Así que si Seb estrena chasis este fin de semana en Montmeló y su pilotaje mejora, querrá decir que sus problemas venían motivados por un defecto de su anterior monoplaza que nadie había detectado, pero que él sí había sufrido. En cambio si sus problemas continúan, querrá decir que para Vettel, su último año en Ferrari le está afectando sobremanera y que a menos que logre centrarse, su situación podría incluso llegar a agravarse.

Esperemos que no sea así, por su bien y por la del equipo, que este año 2020 tan complicado para todo el mundo, necesita lograr la mayor cantidad de puntos posibles, para no quedar descolgado de la lucha por las primeras posiciones, todo y tener un monoplaza no muy bueno y complicado de mejorar.

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar