Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

GP de la Toscana de F 1 - Carrera - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

GP de la Toscana de F 1 - Carrera

GP de la Toscana de Fórmula 1 - Carrera

Ferrari termina con sus dos coches en los puntos, gracias a una carrera caótica


Fede García - Fotos: F1.com / Ferrari
© 2020 Ferrari Club España


Circuito: Autodromo Internazionale del Mugello (Scarperia) - 5,245km

Carrera:
Ferrari SF1000

Charles Leclerc: 8º – 2h19’35’’060   +28’’345 – 59 vueltas
Sebastian Vettel: 10º – 2h19’35’’060   +29’’983 – 59 vueltas

Meteo: Temperatura aire 29,8ºC
Temperatura asfalto 44,8ºC – Sol

Vuelta rápida de la Carrera:
Lewis Hamilton – Mercedes - 1'18''833

Clasificación Mundial de Pilotos:
1.   Lewis Hamilton   190 puntos
2.   Valtteri Bottas   135
3.   Max Verstappen   110
4.   Lando Norris   65
5.   Alexander Albon   63
8.   Charles Leclerc   49
13.   Sebastian Vettel   17

Clasificación Mundial de Constructores:
1.   Mercedes   325 puntos
2.   Red Bull   173
3.   McLaren   106
4.   Racing Point   92
5.   Renault   83
6.   Ferrari   65

Resumen de la Carrera:

La improvisación ante la pandemia del Covid-19 obligó a la Fórmula 1 a buscar circuitos distintos, dispuestos a ser la sede de carreras sin público en 2020 y Mugello era uno de los trazados más excitantes de esta peculiar temporada. Y la verdad es que el veloz trazado italiano no ha decepcionado en absoluto en cuanto a emoción y riesgo, con un Gran Premio de la Toscana con dos banderas rojas, numerosos accidentes, todos ellos sin daños para los pilotos y hasta tres salidas desde la parrilla, que acabó sin embargo con los mismos vencedores de siempre.

Así Lewis Hamilton lograba su sexta victoria de nueve carreras disputadas, subiendo al podio junto a Valtteri Bottas en segunda posición, y un tranquilo Alexander Albon que ejecutó con calma sus movimientos clave para sumar su primer podio en Fórmula 1 al volante del único Red Bull superviviente.

Novena cita de la temporada, y una muy especial para Ferrari que cumplía en su casa, 1000 Grandes Premios en la Fórmula 1. Además de la pintura especial conmemorativa en sus monoplazas, la F1 tuvo el detalle de pintar de color rojo el coche de seguridad en honor a Ferrari, pero en la pista aparecería instantes antes del inicio del Gran Premio, Mick Schumacher a los mandos del Ferrari F2004, monoplaza con el que su padre (Michael Schumacher) consiguió su séptimo y último título mundial.

 

 

Ferrari en su carrera de celebración, consiguió meter a sus dos coches en los puntos, eso sí, gracias a los incidentes y a los abandonos de numerosos rivales, ya que los dos SF1000 se mostraron faltos de ritmo y muy fáciles de ser adelantados en la larga recta de Mugello, por todos los coches que se situaron a sus colas, hasta incluso los Haas y los Williams. Leclerc concluyó la carrera 8º y Vettel 10º, y ambos atados de manos ante la falta de competitividad de sus Ferrari.

En la salida, Valtteri Bottas arrebató la primera posición a Lewis Hamilton con una arrancada espectacular, sin apenas pérdida de tracción. Max Verstappen, pese a hacer unos buenos primeros metros, perdía varias posiciones al perder potencia en su Red Bull, por lo que Charles Leclerc se aupaba al tercer puesto, con Alexander Albon y Lance Stroll detrás.

 

 

Pero lo peor llegaba en las curvas 2 y 3. Verstappen, al quedarse sin potencia en la salida, se vio rodeado por muchos coches en el grupo, en el que Pierre Gasly se metió en un hueco imposible a tres bandas con Kimi Raikkonen y Romain Grosjean, una triple colisión que se llevó por delante a un Max Verstappen, por lo que su carrera finalizaba en la primera vuelta, al igual que la de Pierre Gasly.

Por delante, Lance Stroll no cedía ante Carlos Sainz y el madrileño se tocaba con él realizando un trompo, justo cuando pasaba Sebastian Vettel, que no pudo evitar el impacto contra el McLaren de Carlos, teniendo que pasar por el pit lane para cambiar su alerón delantero. Con varios monoplazas en la puzolana, salía el coche de seguridad a la pista para neutralizar la carrera.

 

Pero en la última vuelta del Safety Car, el aviso de luces apagadas que pone en alerta a los pilotos para reiniciar la carrera, no se apagó hasta la última curva del trazado, lo que creó algo de desconcierto en los pilotos del medio del grupo, y cuando Bottas aceleró tras cruzar la línea de meta, se había formado una acordeón entre los pilotos que venían por detrás, que provocó un gran accidente múltiple con algunos coches frenando y otros acelerando, que afortunadamente no fue a mayores.

Kevin Magnussen frenó por los cambios de velocidad de los pilotos delanteros y Antonio Giovinazzi que venía ya pisando el acelerador impactó contra el Haas del danés y el Williams de Nicholas Latifi, chocando también Sainz contra su Alfa Romeo. Vettel que llegaba en la última posición lograba de milagro esquivar el accidente, pudiendo continuar sin problemas. La situación era tan grave que se interrumpía la carrera desplegando la bandera roja.

 

 

 

Al igual que en el pasado GP de Italia, dirección de carrera decidió reanudar la prueba con una nueva salida desde parado, en lugar de la salida lanzada detrás del coche de seguridad. Ya se habían completado nueve vueltas, por lo que comenzaba una nueva carrera a 50 vueltas.

En la resalida Hamilton superó a Bottas por el exterior de la amplia primera curva, con Leclerc defendiendo bien su tercera posición, mientras Albon perdía tres posiciones, con Daniel Ricciardo y los dos Racing Point. Hamilton se escapó en un segundo y medio de su compañero en busca de un triunfo no tan seguro como otros domingos por la velocidad que mostraba Bottas. Ricciardo y Albon pasaron a Sergio Pérez con el DRS en la larga recta de meta y Stroll hizo lo propio después de un par de defensas valientes de Charles Leclerc en la tercera posición.

 

Leclerc fue cayendo posiciones con un Ferrari tan falto de velocidad, que era imposible defenderse de los ataques de sus rivales, siendo rebasado por Ricciardo, Albon y Pérez sin apenas oposición, y entrando en boxes en la vuelta 21 para poner ruedas duras a la desesperada, en un Plan C, que a la postre tampoco acabaría funcionando. Bottas, Hamilton, Russell y Raikkonen habían montado gomas medias tras la interrupción, a diferencia del resto de la parrilla que iban con blandas. Vettel adelantó a Raikkonen en el duelo por la zona de puntos, pero se quedó encallado detrás de Russell, que buscaba los primeros puntos para Williams.

Ricciardo y Albon presionaron a Stroll, a la vez que Pérez no podía seguir su ritmo y se centraba en contener los esfuerzos de Lando Norris y Daniil Kvyat por acercarse. Norris adelantó al mexicano sin apuros en la recta de meta y Ricciardo paró en busca del undercut sobre Stroll, un pit lane dónde Kimi perdió doce segundos en una parada lenta y un posible problema del semáforo. Norris también perdió un par de segundos para dejar pasar a Kvyat y con ello la posición con Pérez y Leclerc, a quien volvería a rebasar poco después.

 

 

Bottas siguió el camino del pit lane con un neumático machacado que le dejaba a nueve segundos de Hamilton, manteniendo el británico el liderato sin complicaciones. Mejoró Bottas sus tiempos con una rueda dura mucho más cómoda para su estilo, aunque la distancia del líder del mundial hacía difícil su tarea. Ricciardo se veía en el podio y buscaba dar a Renault el primer cajón desde Malasia 2011, acercándose Stroll con unas gomas más frescas sin presionar en exceso al australiano cerca del último tercio de carrera.

Albon paró cinco giros más tarde que Ricciardo y dos después de Stroll, yendo a por ambos pilotos en busca de un buen resultado para Red Bull. Pero Stroll que iba tras los talones de Ricciardo, pinchó a gran velocidad en la segunda Arrabbiata saliendo recto hacia las protecciones, a falta de 16 vueltas para el final. En un principio saldría un tercer coche de seguridad que se transformó en una segunda bandera roja, para poder sacar el Racing Point de la barrera de neumáticos, y reparar dicha barrera. El canadiense salió ileso pero su monoplaza quedó destrozado en lo que ya era el primer Gran Premio con múltiples banderas rojas desde Brasil 2016.

La tercera salida desde la parrilla marcaba el inicio de una carrera al Sprint de solo 13 vueltas, y con solo 12 pilotos en pista. Hamilton de nuevo defendía a la perfección la primera posición, mientras Bottas perdía su segundo puesto con Ricciardo, aunque en la recta de meta y sin siquiera usar el DRS, Bottas la recuperaba, a la vez que Albon se quitaba de encima a Pérez para luchar por el podio.

 

El tailandés hizo buen uso del DRS para relegar a Ricciardo y situarse en el primer podio de su carrera en F1. No se conformó con ello Albon, que incluso intentó presionar a Bottas, que cuando tuvo su batería cargada contraatacó y presionó a Hamilton con la vuelta rápida, algo que Hamilton no permitiría adjudicándosela para él en el último giro.

Hamilton lograba su 90ª victoria en la Fórmula 1 y se queda a sólo una del récord de Michael Schumacher, con Bottas segundo y Albon tercero, consiguiendo este su primer podio con Red Bull y el primero de su carrera deportiva en la F1, seguido de Ricciardo, Pérez y Norris. Kvyat logró un valioso séptimo puesto con el Alpha Tauri, por delante de Leclerc, Raikkonen y Vettel, que completaron el Top 10.

Kimi recibió cinco segundos de penalización a su tiempo post-carrera por pisar la línea continua de la entrada del pit lane, antes de la segunda bandera roja pero se las arregló para puntuar e intercalarse entre los Ferrari. Russell y Grosjean completaron la clasificación, pero ya fuera de los puntos.

 

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar