Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

GP de Eifel de F 1 - Previo - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

GP de Eifel de F 1 - Previo

GP de Eifel de Fórmula 1 - Previo

Ferrari traerá nuevas actualizaciones, en un fin de semana que el frio será el protagonista


Fede García - © 2020 Ferrari Club España


La Temporada 2020 de Fórmula 1 entra en su fase final con la celebración del Gran Premio de Eifel, cita inédita en un circuito de Nürburgring, que ha faltado a su cita con la categoría reina desde 2013. Aunque este Gran Premio no estaba previsto inicialmente, su celebración servirá para salvar una temporada fuertemente alterada por la pandemia del Covid-19.

De todos modos, Nürburgring ha acogido a lo largo de su historia, 40 Grandes Premios, 26 de Alemania, 12 de Europa y dos de Luxemburgo, por lo que no es ninguna novedad para los aficionados, pero este año la prueba se denominará Gran Premio de Eifel, por el nombre de la región en la que se encuentra este mítico trazado y que muy probablemente recibirá a la Fórmula 1 con temperaturas más bien bajas y probabilidad de lluvia, algo que, en cualquier caso, no es probable que preocupe mucho a Lewis Hamilton y a Mercedes, pues ambos tienen bien encaminados sus respectivos títulos mundiales. Muy diferente será, sin embargo, la disputa del grupo intermedio, pues es probable que tengamos hasta cinco equipos con opciones de liderarlo.

Ubicado cerca de la localidad de Nürbur, en Alemania, el Circuito de Nürburgring se concibió a principios del pasado Siglo XX como trazado de pruebas de las marcas alemanas de automóviles. La construcción del circuito, diseñado por Otto Creutz, se inició en septiembre de 1925, y ya en 1927, Nürburgring comenzó a albergar el Gran Premio de Alemania de Automovilismo, y el de Motociclismo.

Por entonces el trazado completo tenía 28,3 km y un ancho 6,7 m, y estaba formado por dos secciones, la sección sur, Südschleife, de 7,5 km, y la sección norte, Nordschleife, de 22,8 km. Considerado como el circuito más difícil y agotador del mundo, el Nordschleife se conoce como Grüne Hölle o "Infierno Verde", apelativo otorgado por el piloto de Fórmula 1 Jackie Stewart.

En 1929 se utilizó por última vez el circuito completo en Grandes Premios, y se pasó a utilizar el Nordschleife. Los pilotos que consiguieron recordar cada curva y ganar en la década de 1930 fueron llamados Ringmeister ("maestros del circuito"), como Rudolf Caracciola, Tazio Nuvolari y Bernd Rosemeyer.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el Gran Premio de Alemania se volvió a celebrar, permaneciendo en el calendario durante décadas, incorporándose al Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en 1951. A partir de entonces se unieron a su Palmarés nuevos Ringmeister, tales como Alberto Ascari, Juan Manuel Fangio, Stirling Moss, John Surtees, Jackie Stewart y Jacky Ickx.

A finales de los años 1960, la pista era cada vez más peligrosa debido al aumento constante de velocidad de los Fórmula 1, por lo que en 1970 el Gran Premio de Alemania se mudó temporalmente a Hockenheimring mientras se reconstruía la sección norte. Se eliminaron obstáculos y se instalaron barreras de seguridad, pero estas mejoras solo fueron suficientes durante poco tiempo. En 1976, la pista ya no cumplía con las nuevas regulaciones de seguridad y, por sus dimensiones, tampoco se adaptaba el espectáculo en televisión (era imposible cubrir el recorrido entero mediante cámaras de televisión). Pero el golpe definitivo vino después del terrible accidente de Niki Lauda, que precipitó la salida del Nürburgring de la Fórmula 1.

Entre 1981 y 1984, se reconstruyó el circuito, en parte sobre el antiguo trazado de Südschleife, con una longitud reducida a 4,5 km. Este fue completado en 1984 con vistas a que la Fórmula 1 regresara al Nürburgring en 1985, pero la carrera de ese año fue un completo fracaso en audiencias, por lo que fue excluido del calendario reemplazándolo por el Gran Premio de México.

A partir de 1995, Nürburgring volvió a recibir a la Fórmula 1, aunque con denominaciones distintas, y no como GP de Alemania. Así en los años 1995, 1996 y de 1999 a 2007, fue conocido como Gran Premio de Europa, mientras que en 1997 y 1998 lo hizo bajo el nombre de Gran Premio de Luxemburgo. En 2009 se disputó de nuevo con el nombre de Gran Premio de Alemania, después de 24 años de no hacerlo. El trazado volvió a recibir a la Fórmula 1 en 2011 y 2013, esta vez alternándose con el trazado de Hockenheim, en la celebración del GP de Alemania.

Con un trazado de 5,148 km de longitud, los pilotos deberán dar 60 vueltas al circuito para completar el Gran Premio, lo que equivaldrá a un recorrido total de 308,617km. Con 15 curvas, de las cuales 6 a izquierdas y 9 a derechas, dispondrá de dos zonas de DRS (señaladas en amarillo en el mapa), para ayudar a los adelantamientos, la primera de ellas en la recta de meta, y la segunda en la rápida semicurva enlazada situada entre las curvas 11 y 13, justo antes de la frenada de la chicane NGK.

Considerado como un circuito muy completo, de carga aerodinámica alta, Nürburgring dispone de una amplia variedad de curvas de baja-media velocidad. Es fundamental para conseguir un buen tiempo disponer de un coche estable en frenada (destacan tres frenadas fuertes en las curvas 1,7, 13), tener buena tracción, especialmente en el primer sector con un motor elástico que responda bien desde bajas revoluciones, ser estable en curvas rápidas, y tener una rápida respuesta en los cambios de dirección.

Las previsiones para este fin de semana señalan que habrá entre 8ºC y 14ºC durante el Gran Premio, así que los pilotos se enfrentarán en octubre, en este año alterado por la covid-19, a temperaturas cercanas a las que viven en los test de pretemporada. El viernes, jornada dedicada a los entrenos libres, al parecer no habrá riesgo de lluvia, y la temperatura estará entre 12 y 14ºC, en cambio el sábado, día de la clasificación, las temperaturas bajarán hasta los 8ºC a la hora del inicio, y se espera lluvia a partir de las 15:00 CEST.

Para este Gran Premio, Pirelli llevará las opciones intermedias de su gama, es decir, el C2 para el duro, el C3 para el medio y el C4 para el blando, y hay que recordar que la Fórmula 1 no visita Nürburgring desde el 2013, por lo que los equipos no tienen datos lo suficientemente fiables para que los ingenieros pongan a punto sus coches. Así que, rodar lo más que sea posible durante los libres será clave, sobre todo si tenemos en cuenta que de la parrilla actual sólo han rodado en este trazado siete pilotos.

Otro dato a destacar es el frio, el gran enemigo de los neumáticos, puesto que en lugar de blistering, que es lo que hemos visto en varias citas de este año por el calor, puede aparecer el graining, lo que puede ocasionar problemas de agarre. El equipo que solucione mejor sus problemas de agarre o que acabe con ellos puede tener mucho ganado en una carrera, en la que es posible que el comportamiento de los neumáticos agite la parrilla este domingo.

El frío también hará que la pista tarde más en secarse, ya que se espera lluvia para la carrera, y muchos ya se imaginan un Gran Premio tan loco como el de 2007, en el que hubo lluvia torrencial al principio de la prueba, que más tarde la pista se secó, para que luego volviera la lluvia de nuevo al final. En esa carrera hubo hasta nueve abandonos. En 2011, aunque la carrera se disputó en julio, también lo hizo con temperaturas alrededor de los diez grados. Eso provocó que muchos pilotos tuvieran bloqueos y que evitaran los neumáticos más duros, lo que puede llevar a más paradas y con ello, más acción durante la carrera.

Mario Isola, máximo responsable de Pirelli en la Fórmula 1, opina sobre lo que los equipos se encontrarán este fin de semana: El circuito de Nürburgring es prácticamente un nuevo trazado para muchos de nosotros, así que lo trataremos como si fuéramos allí por primera vez. Aunque, por supuesto, lo recordamos bien y hemos corrido allí muchas veces en otros campeonatos. Para asegurarnos de tener todo cubierto, llevamos los tres neumáticos que corresponden a la banda intermedia de nuestra gama, que esperamos se adapten bien a las variadas demandas de esta pista. Probablemente, el factor más importante será el clima, con bajas temperaturas y lluvias bastante probables en esta época del año”.

Como resultado, los equipos podrían tener que lidiar con algunas circunstancias bastante inusuales, en una pista con la que no están particularmente familiarizados, y en donde los monoplazas de la era hibrida no han corrido nunca. Así que esta es una carrera que probablemente favorecerá a los pilotos y equipos que sean capaces de enfrentarse rápidamente a nuevas situaciones. Creo que es justo decir que estamos listos para un Gran Premio con muchas variables, en el que incluso podríamos ver los cinco tipos de neumáticos que traemos al gran premio, salir a pista este fin de semana.

En el pasado Gran Premio de Rusia la Scuderia Ferrari presentó algunas actualizaciones en el SF1000, que consistieron en un nuevo alerón posterior estilo Mercedes, y algunas pequeñas mejoras en la parte delantera del monoplaza. Estas pequeñas mejoras aerodinámicas, no buscaban un paso adelante enorme, sino volver a tomar la dirección correcta en la evolución de cara a la próxima campaña. La parte positiva es que el trabajo continúa y en Nürburgring, Ferrari traerá nuevas mejoras que formarán parte de un set completo, tal y como avanzó Leclerc al finalizar el GP de Rusia. El propio Mattia Binotto afirmaba que su objetivo es seguir dando pasos para regresar al camino que perdieron meses atrás, y que según él, ya están empezando a recuperar el norte.

"No todo se reduce a las mejoras, ese no es el motivo. Esperamos haber encontrado la llave que permita a nuestros pilotos luchar por una posición mejor en el futuro. Tendremos más novedades en Nürburgring, no serán grandes, pero son importantes para nuestra mejora y evolución. A partir de ahora, las próximas mejoras estarán centradas en el difusor, que iremos evolucionando lo que reste de temporada. Desde Rusia somos más competitivos en carrera y con un mejor ritmo, en comparación con los Grandes Premios anteriores, y aunque somos conscientes de que no hemos dado un gran paso adelante todavía, esperamos estar en la dirección correcta lo que resta de temporada, afirma Binotto.

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar