Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

GP de la Emilia-Romagna de F 1 - Previo - Ferrari Club Espa√Īa

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de Espa√Īa

GP de la Emilia-Romagna de F 1 - Previo

GP de la Emilia-Romagna de Fórmula 1 - Previo

Una prueba que estrenará un nuevo formato inédito de solo dos días...


Fede García - © 2020 Ferrari Club España


Han pasado 14 años desde que el Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari de Imola acogió un Gran Premio de Fórmula 1 por última vez, pero en una temporada 2020 tan atípica, en la que hemos vuelto a disfrutar de Nürburgring y lo haremos de Istanbul Park, además de las novedades de Mugello y Portimão, el trazado Emiliano no podía faltar, y además lo hará con un nuevo formato de solo dos días, con una única Sesión de Entrenamientos Libres el sábado a las 10 de la mañana, de hora y medía de duración, con la Sesión de Calificación a las 14:00 y la Carrera del domingo en una hora poco habitual como son las 13:10h.

Este nuevo formato será un experimento de Liberty Media de cara a próximos años, en los que tiene intención de encajar hasta 22 carreras en una temporada y al reducir los días de actividad de tres a dos, pretende dar un respiro al personal de los equipos, que se vería inmerso en un año de competición bastante estresante. Veremos si al final sale todo como habían pensado, o si por el contrario, deberán volver al formato tradicional.

El GP de la Emilia-Romagna de Fórmula 1, será la 13ª prueba de la temporada, en la que Mercedes incluso podría ya celebrar su séptimo título de constructores consecutivo. Algo que ocurrirá a menos que Red Bull los supere en más de 33 puntos en esta carrera. Cambiarán las cosas en un circuito del que no se tienen datos con los monoplazas actuales y en un fin de semana en el que sólo habrá una sesión de entrenamientos libres?

Pero antes conozcamos un poco más las características del trazado de Imola. La región de Emilia-Romaña alberga desde hace años varios de los constructores de automóviles deportivos más importantes, muchos de los cuales competían en los años 40-50 en numerosas pruebas de prestigio, como Ferrari, Maserati y Stanghelini, a los que se unieron más tarde De Tomaso y Lamborghini, y a partir de los años 90, Bugatti y Pagani. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Imola lanzó un programa para mejorar la economía local. Cuatro entusiastas de las carreras automovilísticas propusieron la construcción de una nueva pista, que unía vías públicas existentes y que podía ser utilizada por los constructores locales para probar sus prototipos. La construcción se inició en marzo de 1950, y las primeras pruebas de vehículos se llevaron a cabo dos años más tarde cuando Enzo Ferrari probó uno de sus vehículos.

En abril de 1963 se disputó la primera carrera de Fórmula 1 en Imola como prueba no puntuable para el campeonato y fue ganada por Jim Clark con Lotus. Una segunda carrera no válida para el campeonato Mundial de Fórmula 1 se disputó en 1979 y fue ganada por Niki Lauda corriendo para Brabham-Alfa Romeo. Pero no fue hasta 1980 cuando tuvo lugar la celebración del Gran Premio de Italia de Fórmula 1, pero para que Italia pudiera ser anfitrión de dos Grandes Premios de Fórmula 1 a partir de 1981, la carrera de Imola pasó a denominarse Gran Premio de San Marino, mientras que la del GP de Italia pasó a disputarse en Monza.

En la edición de 1994, hubo graves accidentes durante los libres del viernes, el primero de ellos cuando Rubens Barrichello chocó fuertemente con las defensas en la variante Bassa a gran velocidad, permaneciendo inconsciente durante varios minutos. Al día siguiente, durante la calificación del sábado perdió la vida Roland Ratzenberger y el domingo al inicio de la carrera, fallecería Ayrton Senna tras un fuerte impacto en el Tamburello.

Al año siguiente la curva del Tamburello fue modificada con la incorporación de una chicane para así aumentar la seguridad. Estos accidentes obligaron a la FIA a modificar los monoplazas para aumentar las medidas de seguridad, así como el resto de circuitos, y redactó una nueva normativa en la que se incluyeron nuevos procedimientos para hacer la Fórmula 1 mucho más segura. La última edición del GP de San Marino se disputó en 2006 y a partir de entonces Imola quedaría fuera del calendario de la máxima categoría.

En el 2007 el circuito se sometió a una actualización de su trazado para hacerlo más seguro, y una gran modernización de sus instalaciones, que incluiría un nuevo paddock y unos nuevos boxes. En cuanto a su recorrido, se eliminó la chicane de la nueva Variante Bassa, reemplazándola por una recta. En 2008 se estrenó el nuevo trazado pero se comprobó que, como ocurría antes de construirse la antigua variante Bassa, en las pruebas de motociclismo se llegaba demasiado rápido a la chicane del Tamburello. Por este motivo al año siguiente, se construyó una nueva chicane contigua a la recta de meta (similar a la utilizada entre 1995 y 2007) que es usada por las carreras de motociclismo. Los monoplazas de Fórmula 1 no usarán esta chicane, debido a las mayores medidas de seguridad introducidas desde 1994.

El Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari de Imola, en la configuración que se utilizará para el Gran Premio de la Emilia-Romagna, tendrá una longitud de 4,909km, al que los monoplazas deberán dar 63 vueltas para completar la carrera, lo que equivaldrá a un total de 309,049km. El circuito dispone de 19 curvas, 8 de ellas a derechas y 11 a izquierdas. Imola dispondrá de una sola zona de DRS para ayudar a los adelantamientos, situada en la recta principal de meta (cuyo recorrido está señalado en verde en el mapa facilitado por F1.com), que llegará hasta la curva 2 de entrada a la chicane del Tamburello.

Para esta carrera, Pirelli ha elegido los tres neumáticos centrales de su gama, así el duro corresponderá al C2 con el color Blanco, el medio será el C3 con el color Amarillo, y el blando será el C4 señalado con el color Rojo. Y como durante este fin de semana no tendremos acción del viernes y solo una sesión de libres de 90 minutos el sábado antes de la calificación, Pirelli ha ajustado las cantidades de neumáticos. En lugar de los 13 habituales, habrá 10 juegos de neumáticos disponibles para cada piloto durante todo el fin de semana, repartidos en dos juegos de duros, dos de medios y seis de blandos.

Los pilotos deberán devolver tres juegos de neumáticos después de la única sesión de libres, dejando el mismo número de juegos disponibles para la clasificación y la carrera como un evento estándar. La asignación de neumáticos intermedios y de lluvia extrema no se ve afectada.

Mario Isola, máximo responsable de Pirelli en la Fórmula 1, nos adelanta su visión de lo que se encontrarán los pilotos y sus equipos en Imola. Este fin de semana en Imola, habrá mucho a lo que acostumbrarse en poco tiempo. Después de viajar de regreso desde Portugal, los equipos tienen que hacer frente a un nuevo formato de fin de semana de carrera. Tendremos un tiempo de entrenos reducido en lo que será una pista nueva para la mayoría de los pilotos, aunque sin darse cuenta, probaron este escenario exacto en Nürburgring recientemente”.

Como era de esperar en un circuito con tanta historia, Imola tiene un aire de la vieja escuela como Mugello. Estoy seguro que a los pilotos les encantará correr allí. Encontrar la configuración correcta lo más rápido posible será clave para el éxito. La naturaleza técnica de la pista significa que se deben realizar una serie de compromisos importantes, por lo que siempre es complicado encontrar el equilibrio adecuado. Adelantar podría ser bastante complicado y el clima en esta época del año es impredecible. Por todo esto la estrategia está configurada para desempeñar un papel importante, pero esa estrategia debe ser lo suficientemente flexible como para adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Para Ferrari, y después de la buenas sensaciones de Leclerc con las evoluciones incorporadas al SF1000 en el Algarve, con un nuevo suelo y un nuevo difusor, el equipo llega a Imola con la intención de seguir avanzando. En esta ocasión no habrá grandes mejoras destacables, aunque si serán novedad algunos detalles en la aerodinámica y en el suelo, aunque la intención de los ingenieros es seguir evolucionando el difusor, para mejorar la estabilidad del monoplaza en su trasera.

Para Charles Leclerc ha sido más fácil exprimir todo el potencial del coche en los últimos Grandes Premios, todo lo contrario que a Sebastian Vettel. El piloto alemán ha explicado que no es tanto la adaptación al coche lo que le resulta más complicado este año, sino la dificultad de encontrar agarre de la manera que su compañero de equipo lo está haciendo.

"Llevo compitiendo desde hace mucho tiempo y a veces tienes coches a los que te adaptas y otras veces no. Pero aparte de que eso, me tengo que intentar adaptar al coche lo antes posible y eso es algo que siempre tienes que hacer y que estoy haciendo este año también. Así que nada ha cambiado en ese aspecto. Se trata del agarre que sientes y el uso que le puedas dar. Así que en este aspecto diría que Charles tal vez parece sentir un tipo de agarre diferente en una zona diferente del coche que yo no estoy sintiendo. Está claro que no voy tan rápido y no soy capaz de sentir el agarre por la razón que sea", destaca un poco preocupado Vettel.

De todas las maneras, el piloto alemán no parece dar señales de rendición y asegura que quiere trabajar duro con el equipo para poder redimirse en la carrera de Imola. "No hay nada como el trabajo para conseguir salir de esta mala racha. Junto con el equipo que me rodea intentaré dar el máximo y, con suerte, estar en un mejor lugar este próximo fin de semana", concluye el alemán, sin desanimarse.

 

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar