Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

Un Ferrari 750 Monza de Portago, logra el “Best of The Best Award” - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

Un Ferrari 750 Monza de Portago, logra el “Best of The Best Award”

Un Ferrari 750 Monza de Portago, logra el “Best of The Best Award”

En el certamen “The Peninsula Classics 2020”


Fede García - Fuente y fotos: The Peninsula Classics Event
© 2021 Ferrari Club España


 

Hace solo unos días se hizo público el fallo del jurado del evento The Peninsula Classics en su edición 2020, proclamando vencedor del principal galardón de este exclusivo concurso de clásicos, el Best of the Best Award, un Ferrari 750 Monza con un gran historial deportivo y que perteneció a Alfonso de Portago.

El The Peninsula Classics es un certamen organizado por los propietarios de la cadena de hoteles del mismo nombre y que tiene lugar desde 2015. Aunque debido a la crisis sanitaria esta última edición se celebró de una manera bastante inusual, sin público y guardando la debida distancia de seguridad, además de haber sido cancelada la ceremonia de entrega de premios, por este motivo no ha sido hasta ahora que ha sido revelado el ganador del evento.

El jurado, compuesto por personalidades como el genial ingeniero Gordon Murray, Anne Asensio (Vicepresidenta de Experiencia de Diseño de Dassault Systemes) y los coleccionistas Laurence Graff y Jay Leno, señalaron como el mejor del concurso al espléndido Ferrari 750 Monza que protagoniza este reportaje y que además de su magnífico aspecto, cuenta con un historial deportivo de lo más destacable.

Este no es uno de los 33 chasis fabricados de esta particular serie de la casa del Cavallino, sino que nació originalmente como uno de los tres ejemplares producidos del Ferrari 735 Sport Spyder de 1953, un año antes del propio debut del 750 Monza. La principal diferencia entre ambos es la cilindrada de sus motores, algo menor en el caso del 735 Sport. En 1954 este chasis recibió el nuevo motor de 3.0 litros, de ahí que sea considerado otro 750 Monza más, a pesar de que su número de bastidor se corresponde realmente con el modelo anterior.

Estos modelos son muy valorados por los coleccionistas aunque nunca han gozado de la atención mediática de sus hermanos de 12 cilindros de la misma época. Por lo que son menos conocidos que las distintas variantes de competición de la saga Ferrari 250, como es el caso del 250 TR o el propio 250 GTO. Aunque el nombre los modelos de Ferrari son tomados de su cilindrada unitaria, es decir, la cilindrada de cada uno de los cilindros, no debemos dejarnos engañar por el nombre de la serie 750, ya que realmente no cuenta con motores de mayor tamaño que las series 250 o 330. La explicación es muy sencilla, puesto que estos últimos cuentan con motores V12 de 3.0 y 4.0 litros y la serie 750 con motores de 4 cilindros. Esto se debía a necesidades de homologación en el Campeonato del Mundo de Constructores en los años 50.

 

Este Ferrari fue estrenado por el piloto Alberto Ascari en los 1.000 Km de Monza, donde sufrió un accidente. Fue re-carrozado de nuevo por Scaglietti en 1953 y volvió a competir con pilotos como Umberto Maglioli, Roberto Manzon, Giuseppe Farina y Froilán González en diversas pruebas europeas durante 1954, aunque a finales de ese año pasó a manos de Alfonso de Portago, quien después de correr con él en Nassau, logrando una victoria y un segundo puesto, lo inscribió en la Carrera Panamericana para participar esta vez como piloto, ya que había participado en la edición anterior como copiloto de Luigi Chinetti, quedando encantado con la experiencia. Allí empezó la carrera del español como uno de los pilotos privados preferidos de Enzo Ferrari y posteriormente uno de los oficiales de la Scuderia.

Esta unidad recibió numerosas modificaciones a lo largo de los años, incluso recibió un motor Chevrolet V8, que le permitió seguir ganado carreras en EE.UU. hasta que en 1960 fue retirado de la competición, permaneciendo 50 años desarmado, aunque conservando muchas de sus piezas originales, como el chasis, el motor y la caja de cambios, hasta que en 2016 fue restaurado completamente bajo la dirección de Bob Smith Coachworks, siguiendo de cerca todo el proceso que duró más de dos años, por sus nuevos propietarios, Tom y Jill Peck, residentes en el Sur de California. Hoy en día, luce en todo su esplendor con su atractiva carrocería en color negro y adornada con el antiguo emblema de los Pegasos de la petrolera Mobil, la misma que empleó Portago en la Panamericana de 1954.

Como clásico, este Ferrari 750 Monza ha ganado en varios certámenes anteriores, incluyendo galardones tan importantes como el premio Best of Show en la edición 2020 del Palm Beach Cavallino Classic. Aunque también ha sido protagonista de excepción en eventos como el Concurso de Elegancia de Pebble Beach o Amelia Island.

 

 

 

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies