Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

Nuevo Ferrari 296 GTB - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

Nuevo Ferrari 296 GTB

Nuevo Ferrari 296 GTB

Un nuevo V6 biturbo hibrido, de motor central-trasero


Fede García - Oficina de Prensa (FCE) - Fuente: Ferrari
© 2021 Ferrari Club España


 

Maranello presenta el nuevo Ferrari 296 GTB, como evolución del concepto de berlinetta deportiva biplaza con motor central-trasero, que supone toda una revolución para la Casa del Cavallino al incluir un nuevo motor V6 de 120º acoplado a un motor eléctrico enchufable o plug-in (PHEV), capaz de entregar de forma combinada, hasta 830 CV. Este nuevo modelo sustituye al F8 Tributo y pone fin a la producción de modelos con motor V8 central-trasero, que se inició en 1975 con el 308GTB, y una vez más, Ferrari redefine con este modelo la idea de diversión al volante para garantizar la máxima emoción, no solo cuando se buscan las máximas prestaciones, sino también en su uso diario.

 

Nueva arquitectura de motor, con raíces en el mundo de la competición…

El 296 GTB es el primer Ferrari de serie equipado con un motor turbo de 6 cilindros de 2,992 litros, en ángulo de 120°. Esta estructura de motor, permite alojar los turbocompresores en el interior de la “V”, logrando un motor de dimensiones muy compactas, que baja el centro de gravedad y reduce su masa. El conjunto, contribuye a alcanzar unos niveles de potencia muy elevados, de 663 CV a 8.500 rpm, lo que supone que este es el motor de mayor potencia específica por litro del mercado, 221 CV por litro. Tras este encontramos un propulsor eléctrico de 167 CV que puede operar por sí solo y permite circular en modo eléctrico hasta un máximo de 25 kilómetros según el ciclo WLTP, gracias a una batería de alto voltaje ubicada en el piso del vehículo, con una capacidad de 7,45 kWh. De este modo, la potencia total combinada es de 830 CV y 740 Nm de par máximo para un peso total de 1.470 kilos. Un rendimiento que permite al 296GTB alcanzar los 100 km/h desde parado en solo 2.9 segundos, alcanzando los 200 km/h en 7.3 segundos, logrando un tiempo en Fiorano de 01’21’’, alcanzando una velocidad máxima superior a los 330 km/h.

 

La arquitectura de este motor, hunde sus raíces en la incomparable experiencia del Cavallino Rampante en el mundo de la competición. El primer Ferrari que montó un V6 central trasero fue el 246 SP, en 1961, que ganó, entre otras pruebas, la Targa Florio de ese año y la de 1962. En 1961, Ferrari ganó su primer título de constructores de Fórmula 1 con el 156 F1 propulsado por un motor V6 a 120º. Ferrari instaló, por primera vez, los turbos centrales en el 126 CK y, más tarde, en el 126 C2, el primer monoplaza turbo que se adjudicó un Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en 1982, y al que siguió otra victoria con el 126 C3, en 1983. La arquitectura PHEV V6 turbo es la que montan todos los coches de Fórmula 1 desde 2014.

 

Un sonido de motor de “pequeño V12”

El Ferrari 296 GTB reescribe las reglas del sonido al combinar la intensidad del turbo con la armonía de las altas frecuencias típicas de los V12 atmosféricos. El sonido agudo del motor, sello distintivo de la familia F163 y que se ganó el apodo de ”pequeño V12” durante su fase de desarrollo, se reconoce de inmediato porque la nueva arquitectura garantiza una combustión uniforme en el tiempo, mientras que los colectores de escape a tono y la línea de cola única amplifican las ondas de presión. La pureza de los comandos se extiende al limitador que roza las 8.500 rpm. Además, es fundamental el sistema patentado de tubo caliente, que recoge el sonido antes de los sistemas de postratamiento, y lo traslada al interior del habitáculo.

 

 

Diseño moderno, con aires de familia

El frontal tiene una volumetría pura, lisa y compacta. En comparación con modelos anteriores de proporciones similares, el frontal del 296 GTB es más afilado. Visto desde arriba, la cresta del guardabarros delantero traza el perímetro del frontal y crea un diseño que descompone los grupos ópticos delanteros. Así la lente del faro está en el exterior y los DRL en el interior, y debajo de estos se encuentra la entrada de aire de los frenos.

La parte trasera está dominada por un arco rampante en forma de anillo que alberga la cubierta del compartimento motor, desarrollada sobre una inusual superficie tridimensional de cristal, donde en la parte central destaca un elemento del color de la carrocería que es un diseño de estilo muy querido por la Casa de Maranello, y que ya se encuentra en el Ferrari Testarossa y el F355. Otra característica del 296 GTB es la cola truncada que lo hace aún más compacto. El espejo de popa incorpora un elemento horizontal que engloba los faros y un spoiler integrado.

 

Aerodinámica de alto rendimiento

El uso del parachoques para generar downforce aumenta la capacidad de refrigeración del fondo del vehículo y evita tener que recurrir a mecanismos activos en la parte delantera. El elemento más distintivo del frontal es el llamado tea-tray, donde la disposición lateral de las masas radiantes deja un volumen central libre, en el que se integra este elemento. El dispositivo, basado en la experiencia en competiciones GT, permite crear un campo de sobrepresión que se contrapone a la depresión del fondo del vehículo.

Las prestaciones se basan en una perfecta optimización de los volúmenes, cuyos elementos técnicos se fusionan con el estilo, realzando la combinación de tecnología y estética característica de Ferrari. La aerodinámica del 296 GTB le permite obtener un 10% más de carga vertical con respecto a la anterior configuración LD (Low Drag), a la que se añaden otros 100 kg gracias al spoiler activo HD (High Downforce), logrando con todo ello, manejabilidad, prestaciones de frenado y emociones al volante inigualables.

 

 

El estilo de la parte trasera rompe claramente con la tradición de los coupés Ferrari, optando por la discontinuidad entre el techo y el capó trasero, típica de los spiders. Esta solución estilística hace que el 296 GTB sea único y reconocible de inmediato. A nivel aerodinámico, ha permitido introducir un perfil alar que sobrepasa el techo y se proyecta en dos alas laterales que delimitan el capó trasero.

En la parte trasera destaca el spoiler móvil activo, que presenta una filosofía opuesta a la de las anteriores berlinettas Ferrari, donde en el pasado, los flaps pasaban de la configuración HighDownforce (HD) a la LowDrag (LD) para alcanzar la velocidad máxima en línea recta, mientras que, en el 296 GTB, la finalidad del apéndice activo es aumentar la carga. El spoiler está integrado en el parachoques, y cuando no se requiere la carga máxima, se oculta en el compartimento creado en el espejo de popa, mientras que cuando la aceleración supera un cierto umbral, se eleva. El efecto que se consigue es un aumento de 100 kg de la carga trasera, que exalta la diversión al volante en condiciones de máximas prestaciones minimizando la distancia de frenado.

 

Habitáculo

Al abandonar la típica configuración fastback, el 296 GTB exhibe un habitáculo ambientado en volumen potente, que toma su inspiración de su hermano mayor, el Ferrari SF90 Stradale. Ferrari ha utilizado materiales de alta calidad, como tejidos técnicos y cuero italiano, para revestir un interior minimalista liderado por una interfaz totalmente digital. El volante multifunción presenta una serie de mandos táctiles y lo mismo ocurre con los dos satélites laterales, cada uno con su propia área táctil capacitiva y una salida de aire. En el lado del pasajero aparece una pantalla que informa de la velocidad a que circula el vehículo, y las revoluciones a que gira el motor, de forma que puede participar activamente en la experiencia de conducción.

 

 

”Assetto Fiorano”

Para aquellos que busquen el máximo rendimiento, Ferrari pone a su disposición la puesta a punto denominada ”Assetto Fiorano”, que añade nuevos componentes mecánicos y aerodinámicos, al mismo tiempo que reduce el peso de 1.470 kilos del 296 GTB. Entre los nuevos elementos destacan unos amortiguadores Multimatic derivados de la Competición GT, con ajuste fijo optimizado para un uso en circuito, apéndices de fibra de carbono en el paragolpes delantero y el uso extensivo de fibra de carbono tanto en el exterior como en el interior, así como unos paneles de las puertas modificados que permiten ahorrar más de 12 kilos.

Todo ello se complementa con una decoración especial inspirada en el 250 Le Mans, cuyo diseño se desarrolla a partir del paragolpes delantero con un fondo que abraza la parrilla central y perfila su contorno. La sección continúa sobre el capó hasta afectar el techo y el spoiler trasero. Ferrari también ofrece como opción una luneta trasera ultraligera en Lexan y unos neumáticos Michelin Sport Cup 2R Performance.

 

 

 

 

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies