Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

GP de Austria de F1 – Previo - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

GP de Austria de F1 – Previo

GP de Austria de Fórmula 1 – Previo

Las simulaciones indican que Ferrari irá rápida en Spielberg


Redacción de Noticias (FCE) - Fotos: F1.com / Ferrari
© 2022 Ferrari Club España


Sin descanso para recuperarse de lo visto en Silverstone, la Fórmula 1 viaja este fin de semana a Austria para la disputa de la undécima prueba de la temporada 2022. Y lo hace con Ferrari cortando la racha de seis victorias consecutivas de Red Bull Racing, que este fin de semana correrá en el trazado de su propiedad.

Carlos Sainz se ha convertido ya en uno de los privilegiados que pueden decir que han ganado al menos un Gran Premio de Fórmula 1, y Ferrari deberá seguir trabajando en la buena línea que inauguró este pasado fin de semana en Silverstone. A buen seguro el madrileño querrá extender su buena racha y Charles Leclerc acabar con dos meses de pesadilla que le han apartado momentáneamente de sus aspiraciones de lograr el título.

En lo que respecta a Red Bull, las cosas no fueron del todo mal en Silverstone dadas las circunstancias, con Sergio Pérez remontando hasta la segunda posición tras romper el alerón al inicio de la carrera y Max Verstappen finalizando séptimo tras sufrir problemas en el suelo de su monoplaza. Otro punto a tener en cuenta en el Red Bull Ring será el rendimiento de Mercedes, que en Silverstone vio como Lewis Hamilton luchaba por la victoria por primera vez esta temporada.


Horarios:

Este fin de semana en Austria asistiremos al segundo Gran Premio con formato Sprint de la temporada, por lo que los horarios no serán los habituales de las carreras europeas. De este modo, el viernes en el Red Bull Ring, la actividad en pista comenzará a las 13:30h CET con la primera Sesión de Entrenamientos Libres, mientras que a las 17:00h CET asistiremos a la Sesión de Clasificación, que configurará la parrilla de la carrera sprint del sábado. El sábado, y tras la segunda Sesión de Entrenamientos Libres que tendrá lugar a las 12:30h CET, se disputará la Carrera Sprint a las 16:30h CET, y el domingo asistiremos a la disputa de la Carrera ya, a su horario habitual de las 15:00h CET.


El Circuito:

Conocido anteriormente como Osterreichring y también A1 Ring, en la actualidad el circuito de Spielberg es propiedad de Red Bull y aunque ha tenido varias denominaciones, por fortuna para los aficionados ha conservado todo su encanto original para ofrecernos la oportunidad de brindarnos las grandes carreras que tradicionalmente nos ha proporcionado. Rápido, desafiante y sencillo en apariencia, el Red Bull Ring pasa por ser uno de los mayores retos para los pilotos. Al observar el plano del trazado, puede pensarse que es un circuito sencillo y anodino, pero encierra en su interior varios detalles que lo convierten en todo lo contrario. El Red Bull Ring es un circuito a la vieja usanza, tanto por su emplazamiento en pleno bosque de Spielberg, como por su carácter competitivo. Sencillo, pero desafiante.

El Red Bull Ring tiene una longitud de 4,318 km y únicamente cuenta con diez curvas (7 a derechas y 3 a izquierdas), de las cuales las tres primeras, en forma de ángulo, conectan con tres largas rectas. Los pilotos deberán dar 71 vueltas al trazado para completar la carrera, lo que equivaldrá a una distancia de 306.452 km. En el Red Bull habrá tres zonas de DRS (señaladas en verde en el mapa que nos ha proporcionado la F1) para facilitar los adelantamientos, la primera de ellas en la recta de meta del circuito, la segunda situada inmediatamente después, entre las curvas 1 y 2, y la tercera entre las curvas 3 y 4. El circuito está situado a 700 metros sobre el nivel del mar, algo que deberán de tener muy en cuenta los ingenieros por lo que afecta a la aerodinámica y al motor.

Debido a que las primeras curvas tienen forma de ángulo, hace que la potencia, la tracción y la estabilidad en frenada sean lo más importante en esa primera mitad del trazado, que da paso a una segunda mucho más fluida y en la que entran en juego otros factores. El primer sector del circuito cumple fielmente con la célebre expresión de “pie a tabla”, tanto en lo que respecta al acelerador como en el caso del freno. La recta de meta termina en una pronunciada subida donde nos espera desafiante la curva Castrol, un ángulo de casi 90º en el que era tradicional utilizar la escapatoria para obtener más velocidad. Actualmente, se han instalado bolardos disuasorios para evitar que se superen los márgenes de la pista.

Tras Castrol, llega una larga recta que da paso al segundo sector y vuelve a terminar en otra curva de extrema complejidad: Remus. En ella se frena con mucha violencia para trazar el ángulo, mucho más cerrado que el anterior, y acelerar en subida, lo que hace que la tracción sea vital. De nuevo una larga recta en la que la potencia marca diferencias y, una vez más, frenada en ángulo, aunque esta vez sobre una pista en claro descenso y con una trazada algo menos brusca debido a que la salida ofrece una aceleración más sencilla.

A partir de ahí llega el tramo en el que la eficiencia aerodinámica cobra mayor importancia, destacando las curvas Rauch y Würth, esta segunda ya dentro del tercer sector. Un tercer sector que cuenta también con un compendio de varias cosas, pero su característica principal es que se realiza en claro descenso hacia la zona de meta. La curva Würth (larga y en la que es importante contar con un monoplaza estable a alta velocidad y calibrar bien el punto de aceleración a la salida), da paso a una recta que termina en la complicadísima curva Rindt, lugar en el que es muy habitual pasarse de frenada y terminar en la escapatoria, algo que en temporadas anteriores dio lugar a muchos tiempos anulados por superar los márgenes de la pista. La última curva (muy similar a la del circuito de Sakhir) es de media velocidad, pero muy traicionera, ya que tiende a escupir el coche al exterior. Después de eso, sólo queda acelerar a fondo con la subida hacia Castrol en el punto de mira una vuelta más.

Uno de los grandes atractivos del circuito es el desnivel con el que cuenta. La primera parte es en subida y tiene un desnivel máximo del 12%, para descender posteriormente hacia la zona de meta con porcentajes máximos de descenso del 9,3%. Todo ello hace que, tanto las frenadas como las aceleraciones a la salida de las curvas, sean aún más complejas de lo que ya son por sí mismas.

Los pianos son muy llanos y casi imperceptibles durante todo el circuito, especialmente en las curvas 1 y 8. Otro punto importante en este circuito es la complejidad que ofrece a la hora de recuperar energía, pues la vuelta es corta y hay pocas curvas en las que la frenada permite recargar las baterías. Los equipos con más problemas en ese sentido contarán con un inconveniente adicional en este circuito que, por otra parte, suele ofrecernos buenas carreras, y este año con los nuevos monoplazas y el duelo entre Ferrari y Red Bull que está en plena ebullición, al que se podría unir también Mercedes, podría ofrecernos un espectacular Gran Premio.


Los Neumáticos:

El asfalto no abrasivo y la naturaleza de la pista del Red Bull Ring permiten a Pirelli traer los compuestos más blandos para el Gran Premio de Austria, una apuesta que esperan beneficie el espectáculo. Así, el compuesto duro será el C3 (Color blanco), el medio el C4 (amarillo) y el blando el C5 (rojo), los más blandos de toda la gama de la que dispone Pirelli esta temporada.

El año pasado, la estrategia ganadora fue la de dos paradas, con un stint inicial con el medio, seguido de dos stints con los neumáticos duros. Por supuesto, los compuestos y las estructuras son diferentes este año al tener los neumáticos de 18 pulgadas.

Austria también acoge el segundo fin de semana con formato de sprint de la temporada, tras la primera carrera en Imola. Según el reglamento, en lugar de tener 13 juegos de neumáticos como en un fin de semana normal, los pilotos tendrán 12, divididos de la siguiente manera: dos de duros, cuatro de medios y seis de blandos. Además, los equipos dispondrán de hasta seis juegos de Cinturato Verde intermedio y tres juegos de Cinturato Azul de lluvia extrema en caso de lluvia, que siempre es posible en las colinas de Estiria.

El asfalto del Red Bull Ring ofrece un agarre bastante bajo y es poco severo en la degradación, lo que nos permite llevar los neumáticos más blandos de nuestra gama de compuestos…, nos avanza Mario Isola, responsable de Pirelli en la Fórmula 1. Esto es una ventaja para el espectáculo, en un lugar que a menudo ha proporcionado carreras emocionantes en el pasado gracias a una vuelta muy compacta y rápida con una serie de curvas muy cortas. La tracción y, sobre todo, la frenada son cruciales aquí, con el riesgo de bloqueos sobre todo en algunos puntos difíciles de frenada en bajada. Mantener el rendimiento de los neumáticos traseros durante toda la vuelta es también crucial para garantizar una tracción adecuada. Nuestra elección de compuestos hará posible diferentes estrategias.


Ferrari:

En Ferrari están trabajando para que lo de Silverstone no sea un espejismo, pero este fin de semana llegan a territorio Red Bull, con un entorno muy neerlandés. La gradas de Spielberg siempre se tiñen de naranja, gracias a su proximidad con los Países Bajos, cuyos fans apoyarán a Max Vertappen. Pero la simulaciones aportan datos que indican que Ferrari va a ir rápido en el trazado austriaco.

El Red Bull Ring está situado a más de 700 metros sobre el nivel del mar, por lo que los pilotos y equipos tendrán que hacer frente a un aire más fino que también repercutirá de forma directa en la refrigeración del motor y los frenos.

Sin embargo, las simulaciones ofrecen al coche de Maranello algo que ya no es una sorpresa, puesto que el F1-75 será capaz de luchar por la victoria igual de cerca que el Red Bull. Un Ferrari que ha demostrado adaptarse bien a cualquier circuito hasta ahora, al igual que en seco y en mojado.

Las ventajas para el monoplaza del Cavallino son que esta pista potencia la tracción, y ahí el F1-75 es el mejor, mientras que en el final de las rectas, Red Bull podría verse beneficiado por su mayor eficiencia aerodinámica, lo que hasta ahora siempre le ha permitido alcanzar una mayor velocidad punta. Igualdad máxima en un trazado con 10 curvas, siete se hacen casi a fondo o a fondo directamente y con tres zonas de DRS para adelantar.

Durante un 77% de la vuelta irán los motores a fondo. Números muy parecidos a los de Montreal o Canadá, quizá algo más bajos pero aquí hay menos tiempo de refrigeración porque hay menos curvas y el trazado es más corto. La parte positiva es que no se esperan altas temperaturas y parece que hay probabilidad de lluvia para el viernes (clasificación) y domingo (carrera). El sábado en la carrera de Sprint todo indica a que será en seco, por lo que los problemas de fiabilidad por sobrecalentamiento deberían minimizarse en gran medida.

Este fin de semana se repartirán más puntos, por la Carrera Sprint del sábado, y es una buena ocasión para que Ferrari reduzca la distancia con Red Bull. En Maranello parecen estar preparados para el reto, aunque la de Austria será la carrera menos favorable para ellos de las tres que quedan hasta el parón de verano. Si salen victoriosos o minimizando daños se meterán de lleno en la lucha por el Mundial.

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies