Cerrar navegación

La cesta está vacía

Cerrar navegación

Ferrari 637, el monoplaza de Maranello para la Indy - Ferrari Club España

Pirelli

Club de propietarios Ferrari de España

Ferrari 637, el monoplaza de Maranello para la Indy

Ferrari 637, el monoplaza de Maranello para la Indy

Y aunque no llegó a correr, lograría una victoria memorable


Fede García - Fuente: Motorsport.com
© 2020 Ferrari Club España


Ferrari está unida a la Fórmula 1 como si formara parte de su propio ADN, pero han sido varias las ocasiones en las que Maranello ha amenazado con dejar la máxima categoría para competir en otros campeonatos. Enzo Ferrari era un maestro en jugar la carta de la importancia de su equipo en la F1, y sus sucesores, aunque no han seguido el mismo camino, son conscientes del enorme poder que tiene Ferrari frente a la FIA y la Fórmula 1.

A mediados de la década de los 80, Enzo Ferrari mandó fabricar el Ferrari 637 en secreto, un monoplaza diseñado por Gustav Brunner. El diseñador austriaco se inspiró en el March 85C del equipo Truesport de Jim Trueman, con los que se asociaron los del Cavallino y quienes iban a gestionar el coche en Estados Unidos. El piloto era Bobby Rahal, que ganó las 500 millas de Indianápolis en 1986, y que Ferrari invitó a venir a Maranello para explicar los secretos de las carreras de la Indy.

Hizo un test en Fiorano el 16 de septiembre con el March 85C, dando 48 giros con un mejor tiempo de 1'12''74, quedando a unos cuatro segundos de los tiempos de un F1. Obviamente hubo contactos con los organizadores de la CART, entusiasmados con la idea de ver a Ferrari en su país. Mientras tanto, empezó el desarrollo del 637, con un motor V8 de 2.65 litros según las reglas estadounidenses.

El motor era el que Ferrari le había dado a Lancia para el LC2 del campeonato mundial de resistencia, y que fue utilizado en las pruebas de 1983, pero luego los técnicos de Abarth lo llevaron a los tres litros que permitía el reglamento de 1984. Esa versión original fue la que Ferrari montó en el 637, con una turbina Garrett y una inyección electrónica Magneti Marelli, capaz de alcanzar una potencia de 690 caballos a 12.000 rpm. Obviamente, el motor había sido completamente revisado porque en Estados Unidos se usaba el etanol como combustible.

El chasis era de composición mixta, la cubierta inferior del monocasco estaba hecha de aluminio para aviones, mientras que la parte superior era de materiales compuestos con inserciones de aluminio. Los dos elementos se unieron mediante encolado y fijación mecánica.

 

En el verano de 1986, Enzo Ferrari decidió que había llegado el momento de llevar a Ferrari a la Indy. La leyenda dice que en Fiorano el 637 lo estrenó Michele Alboreto en un test para evaluar si todo estaba bien. Se cuenta también que en las primeras vueltas había demostrado ser mucho mejor que el March 85C diseñado por un joven Adrian Newey. Sin embargo, Piero Ferrari asegura que arrancaron el motor, pero que ese coche nunca recorrió un solo metro.

El Ferrari para la Indy, por lo tanto, fue solo un ejercicio de estilo. Útil, eso sí, muy útil para disputar una guerra con la FIA. Una guerra que ganó Enzo Ferrari. Lo bueno es que se trata de un coche de 34 años de edad que nunca ha dado una sola vuelta y que mantiene no solo cierto encanto, sino también un gran poder "político".

 

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies